dimecres, 31 de desembre de 2008

El reflejo de Las Vegas en Zaragoza



Un total de 9.085 kilómetros separan a Las Vegas de Zaragoza. Tres jugadores que competirán este fin de semana por la Supercopa fueron protagonistas, de una u otra manera, en la NBA Summer League. Àlex Gozalbo, que viajó hasta allí, nos explica a golpe de anécdota por qué.

Unos 6.400 metros de largo tiene ‘The Strip’, la famosa avenida de Las Vegas en la que se sitúan la mayoría de los casinos y los hoteles que aparecen en las películas. No muy lejos de allí se encuentran el COX Pavilion (3.000 espectadores) y el Thomas and Mack Center (19.500), ambos en la Universidad de Nevada Las Vegas, donde se celebra la NBA Summer League. Decidimos realizar el camino en busca de pistas que nos acerquen a jugadores que huelan a ACB.

Por apenas dos dólares un lujoso autobús de la compañía Citizens Area Transit (CAT) nos ahorra un buen trecho del trayecto, hasta que bajando la avenida un hotel dorado llama nuestra atención a mano izquierda. Se trata del Wynn Las Vegas, un alojamiento en el que todo es colosal. Desde la recreación de una montaña y dos cascadas en un “Lake of Dreams” de más de 6.000 metros cuadrados hasta las más de 1.900 máquinas tragaperras. Son 50 pisos de lujo, flanqueados en la parte trasera por un campo de golf de 18 hoyos.

Allí buscamos la primera pista de la ACB ya que en el alojamiento trabaja Sidney Green, un ex jugador de la NBA que ahora dirige el departamento de marketing del hotel. Además, es el padre de Taurean Green, base del CAI Zaragoza que tomó parte de la NBA Summer League de Las Vegas enrolado en las filas de los Nuggets. Su promedio fue de 6,4 puntos y 1,6 asistencias.

“Es especial, es indescriptible. Estoy como cualquier padre que se siente orgulloso de su hijo. Estoy viendo cómo busca su sueño de ser a un jugador de baloncesto profesional. Está luchando contra algunas adversidades y contra ciertos críticos que no reconocen su verdadero trabajo", explica Sidney Green.

Al descubrir una invitación olvidada en el bolsillo, retomamos ‘The Strip’. EA Sports, principal patrocinador de la NBA Summer League, nos cita en el Casino Palms de Las Vegas a la presentación del “NBA Live 09”. Caminando por la Flamingo Road llegamos al hotel, donde preguntamos por la Hardwood Suite. Es una lujosa habitación que se alquila por 25.000 dólares la noche. Por suerte, no la pagamos nosotros.

Tras los elogios del general manager de los Rockets, Daryl Morey, toma la palabra Brian Ulrico, productor del juego. Su intervención da paso a uno de los momentos más esperados de la noche, el concurso en el que los periodistas pueden competir con una PlayStation de por medio con varios famosos.

Jared Dudley, compañero de Mustafa Shakur en los Charlotte Bobcats, es uno de los tres jugadores de la NBA escogidos para participar activamente en la presentación internacional del NBA Live 09. “¿Dónde está Mus? Necesito que ese Gato Salvaje me pase balones…”, repitió en más de una ocasión Dudley en referencia al nuevo jugador del TAU Cerámica, famoso por su pasado en los Arizona Wildcats (NCAA). De momento, EA Sports no lo ha incluido en el juego.

Mustafa Shakur, eso sí, ayudó a los Bobcats en Las Vegas con una media de 3,4 puntos y 2,2 rebotes. En su último encuentro, disputado el 19 de julio ante los Knicks, el base rozó el triple doble con 7 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias. Fue un partido en el que su equipo superó los 100 tantos y los espectadores se sintieron satisfechos con los 20 dólares pagados a la entrada.

Al llegar al COX Pavilion nos llama la atención un tenderete del Reebok Eurocamp 2008. “Es como una NBA Summer League, pero con los mejores jugadores de Europa”, se esfuerza la azafata. “Sí, sí, ya la conozco. Se juega en Treviso”, contesta uno de los curiosos. “Efectivamente, en la ciudad italiana donde jugó el chico inglés de los Wolves”, añade otro.

El nuevo jugador del DKV Joventut, Pops Mensah-Bonsu, no es un desconocido en Las Vegas. En un partido de la NBA Summer League de este verano sacó de quicio a los jugadores rivales de Portland Trail Blazers. Entre Jerryd Bayless y Chris Ellis cometieron 13 faltas personales. ¿Trece? Así es; siete uno y seis el otro. Ambos siguieron jugando ya que el límite de faltas se sitúa en las diez infracciones. Es una de las reglas que son diferentes, siempre buscando aumentar el nivel físico del juego.

En el último partido que los Wolves disputaron en la NBA Summer League de Las Vegas Pops Mensah-Bonsu plagió la actuación que le dio la permanencia al CB Granada en la última jornada de la ACB. Si en mayo sumó 22 puntos y 9 rebotes ante el TAU Cerámica, en julio aportó 21 tantos y 8 rechaces ante los Knicks. Al final, el ala-pívot promedió 14,3 puntos y 5,5 rebotes en Las Vegas.

Estas anécdotas sirven para explicar el protagonismo que jugadores como Taurean Green, Mustafa Shakur y Pops Mensah-Bonsu adoptaron en la NBA Summer League de Las Vegas. Año tras año los ojeadores de la ACB acuden en peregrinación para completar sus plantillas con jugadores que se encuentran a las puertas de la NBA.

El “2008 Official Program” de la NBA Summer League de Las Vegas estaba lleno de referencias a los tres jugadores que este fin de semana lucharán por la Supercopa. En la sección “Did you know?”, por ejemplo, uno puede leer que “Mustafa Shakur, base agente libre de los Bobcats, acabó la NBA Summer League de Las Vegas del 2007 empatado como el tercer mejor asistente gracias a sus 6.0 pases por encuentro con Sacramento Kings”.

También se habla de Pops Mensah-Bonsu, a quien erróneamente se sitúa en los Mavs.También se habló mucho en Las Vegas de Andre Barrett, pese a que el genial base del Regal FC Barcelona no estuvo este verano por allí. Su agente en España, David Carro, recibió muchas ofertas para contratarle y en la trastienda de la NBA Summer League se avanzó el acuerdo con el conjunto catalán.

Otros muchos traspasos anduvieron cerca de cerrarse en Las Vegas. Varios equipos de la ACB, por ejemplo, acudieron a la NBA Summer League con el nombre de Anthony Roberson subrayado. Los 14,8 puntos que promedió en los cinco encuentros le sirvieron, en cambio, para ganarse el aprecio de Mike d’Antoni, que le consiguió un contrato garantizado por dos temporadas en los Knicks.

Bobby Brown, el base de los Hornets, también tenía embastada su llegada a España, pero su gran actuación en Las Vegas le llevó a firmar por un conjunto de la NBA. No por los Hornets, que incluso hicieron que Chris Paul le llamara personalmente para tratar de convencerlo, sino por los Kings.

Artículo publicado en ACB.com el 24 de septiembre del 2008. Consulta aquí el artículo en su contexto original.

1 comentari:

Camila ha dit...

El basket siempre ha sido mi pasión, y también la de toda mi familia. Gracias a seguir este deporte, he podido conocer la maravillosa ciudad de Las vegas, y me ha deslumbrado, por eso aconsejo que quien tenga la posibilidad Consulte las mejores ofertas para su hotel en las vegas