dimecres, 26 d’agost de 2009

Lauren Jackson alcanza los 5.000 puntos


Sólo tres jugadoras habían anotado 5.000 puntos en la WNBA, pero ninguna lo había hecho en tan poco tiempo. Así es Lauren Jackson, una de las mejores jugadoras del mundo.

Pocos deportistas poseen un palmarés parecido al de Lauren Jackson. No importa si compite en Europa, donde suma dos títulos consecutivos de la Euroliga con el Spartak; en Estados Unidos, donde hace unas semanas disputó su sexto All Star; o en cualquier otra parte del mundo con Australia, selección con la que acumula un oro en un Mundial y tres platas en los Juegos Olímpicos. Ella es letal. Ahora acaba de cruzar la enésima frontera, al superar los 5.000 puntos en la WNBA.

Tres jugadoras norteamericanas (Lisa Leslie, Tina Thompson y Katie Smith) habían llegado antes la cifra de los 5.000 puntos, pero ninguna lo había logrado en tan poco tiempo. Jackson apenas ha necesitado 259 partidos para alcanzar la mítica cantidad, a la que ha llegado a los 28 años.

Jackson acudió al partido ante Connecticut con la posibilidad real de alcanzar los 5.000 puntos, pero ese día estuvo especialmente desafortunada en el tiro. Anotó apenas tres de los 16 lanzamiento que intentó y se quedó a un tanto de la esperada cifra redonda. Ante Atlanta, en cambio, apenas tardó tres minutos en sumar una canasta, llegando hasta los 25 puntos.

“Ahora mismo no me preocupa cuántos puntos llevo o cosas así. Necesitamos triunfos y no estamos jugando con la suficiente regularidad como para conseguirlos”, confesó Lauren Jackson cuando los periodistas la rodearon al finalizar el encuentro para preguntarle por los 5.000 tantos. En su cara no había ni un atisbo de satisfacción ya que su equipo acababa de perder. Ante todo, ella es una ganadora.

A los pocos días, la jugadora australiana volvió a exhibirse, esta vez anotando 36 puntos en la pista de las Shock. “No había ninguna salida posible del infierno para nosotras si perdíamos en Detroit. Nos jugábamos mucho allí”, recuerda Jackson, que evitó la quinta derrota en seis partidos con 11 tantos (tres triples) en el último cuarto. Ni siquiera la experimentada Deanna Nolan pudo detenerla. “Estaba en racha”, confiesa.

Tras medirse a Indiana, esta semana las Storm reciben a Washington, Connecticut y Atlanta en el Key Arena de Seattle, cerrando una serie de cuatro partidos consecutivos en casa que les deben afianzar tras Phoenix en el Oeste. La intención de Lauren Jackson es superar las semifinales de conferencia, algo que no pudieron hacer hace un año.

La prensa de Seattle suele atizar a Brian Agler por su manía de mantener a las tres jugadoras franquicia demasiado tiempo juntas en la pista, pero el entrenador parece tener claro que las Storm sólo serán grandes caminando de la mano de Sue Bird, Swin Cash y, sobre todo, Lauren Jackson.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Todas las televisiones de Estados Unidos dieron una y otra vez la imagen de Becky Hammon asistiendo al entrenamiento de los Dallas Cowboys… Una bella entre bestias y tópicos así… A esto se le llama previsión: USA Basketball anunció a 8 de las 12 jugadoras que formarán parte de la selección nacional durante el período 2009-12… A saber: Sue Bird, Tamika Catchings, Diana Taurasi, Seimone Augustus, Sylvia Fowles, Kara Lawson, Candace Parker y Cappie Pondexter… En Salamanca ya se frotan las manos con Sancho Lyttle, MVP de la pasada semana en la WNBA…

Artículo publicado el 25 de agosto en Gigantes del Basket.

dimecres, 19 d’agost de 2009

Chicago, a dinamitar los pronósticos


En la pintura de la WNBA, no hay una pareja interior mejor. Ahora, Sylvia Fowles y Candice Dupree sueñan con dinamitar los pronósticos y llevar a Chicago Sky a los playoffs.

Houston vivió sus mejores momentos en la NBA a la sombra de las Torres Gemelas y algo parecido pretenden construir ahora en Chicago con Sylvia Fowles y Candice Dupree. Buena parte de las aspiraciones de meterse en playoffs de las Sky pasan por la aportación de estas dos jugadoras interiores.

El impacto de Sylvia Fowles en la competición quedó el año pasado un tanto difuminado por la irrupción de Candace Parker, pero pocas dudas rodean ahora al rendimiento de la pívot de LSU, que ya promedia 11,3 puntos y 8,6 rebotes. Como quedó demostrado en el All Star de Connecticut, ni siquiera las estrellas interiores de la WNBA pueden limitar su devastadora influencia.

A su lado, Candice Dupree ha sabido aprovechar la oportunidad y suma 15,1 tantos y 7,2 rebotes. “Cuando Sylvia Fowles postea, las demás jugadoras tenemos un poco más espacio para atacar. Si la defensa le hace un dos contra uno, yo puedo esperar fuera”, confiesa la ala-pívot, que ha dedicado horas y horas a mejorar su lanzamiento exterior. Según Mechelle Voepel, analista de ESPN, Dupree apenas anotó 1/17 tiros lejanos en sus tres primeras temporadas en la WNBA. En esta campaña, en cambio, ha convertido 18/42, un 43%.

De momento, la apuesta le está saliendo bien a Steven Key. El entrenador, que compagina su cargo con el de general manager, ha sabido arropar a la joven pareja con un perímetro consagrado donde destacan Jia Perkins y Dominique Canty. “Con Sylvia Fowles y Candice Dupree en la zona, todo es más fácil porque las defensas se cierran sobre ellas. Nuestro trabajo es más sencillo”, reconoce Perkins.

Desde que Key se hizo cargo de la franquicia, la defensa es una de las señas de identidad del equipo. La otra es el reparto de minutos, algo imprescindible para mantener el ritmo de exigencia que el técnico pretende implantar. Su rotación es de 11 jugadoras, algo poco habitual en la WNBA.

A pocas semanas para el inicio de los playoffs, Chicago Sky ha buscado el salto de calidad definitivo con la adquisición de Tamera Young. La operación es arriesgada ya que se ha visto obligado a desprenderse de Armintie Price, la que fuera ‘rookie’ del año en la WNBA. “Es un paso enorme para nosotros. Es obvio que hemos estado luchando mucho bajo canasta y el rebote lejano no era nuestra mejor virtud. Creo que Tamera nos puede ayudar mucho en esa faceta”, argumenta Key.

El único borrón de Chicago Sky aparece lejos del UIC Pavilion, donde sólo han ganado 3 de sus primeros 13 partidos ‘on road’. En la lucha que mantiene con Connecticut, Atlanta, Washington o Detroit por seguir la estela de Indiana en la Conferencia Este, deberá mejorar sus prestaciones como visitante. Si lo consigue, puede dinamitar muchas predicciones.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Ya va siendo hora de que los equipos de la WNBA aprenden a defender la arriesgada táctica de Phoenix Mercury tras tiro libre… Con ella, Cappie Pondexter y Diana Taurasi ya luchan por el MVP… Sus dos principales rivales por esta distinción personal también son compañeras de equipo; Tamika Catchings y Katie Douglas... En Atlanta se han movilizado para aprovechar el tirón de Erika de Souza entre los brasileños… La Noche Latina ante Seattle fue el primer paso…

Artículo publicado el 18 de agosto en Gigantes del Basket.

diumenge, 16 d’agost de 2009

Indiana Fever busca estrenarse


Nunca antes había logrado Indiana Fever tantas victorias en los primeros 20 partidos de la WNBA. La racha es especialmente llamativa en casa y ha provocado que la mayoría de analistas estadounidenses empiecen a considerar al conjunto como un serio aspirante al anillo. Más todavía viendo el discreto arranque de favoritos como Detroit Shock y Los Angeles Sparks. Indiana Fever se siente fuerte para luchar por el título y estrenar el palmarés de una franquicia que ni siquiera ha llegado nunca a las finales de la WNBA.

Ni la precipitada despedida de Yolanda Griffith, que se ha visto obligada a retirarse por culpa de una lesión, parece empañar una trayectoria sin precedentes en la historia de la franquicia, que este verano cumple diez años de vida.

Katie Douglas y Tamika Catchings lideran ofensivamente a un equipo que empezó a hacerse fuerte en el Conseco Fieldhouse, donde este sábado podría sumar su duodécimo triunfo consecutivo. Sólo Minnesota Lynx ha sido capaz esta temporada de salir de Indiana con una victoria. Fue, además, una derrota dolorosa de las Fever (74-96). “Pensé que todavía estábamos en el avión”, dijo Lin Dunn. La entrenadora utilizó aquella noche como revulsivo y el equipo se dio por aludido. Desde entonces, 11-0.

Dunn, que dirigió a la Conferencia Este en el All Star, es una de las claves para entender la trayectoria de Indiana Fever. “En el momento que supe que Lin aceptaba el reto de liderar el equipo, me quedé tranquila”, reconoce Kelly Krauskopf, general manager de la franquicia. “Era importante tener a alguien con mucha experiencia en el banquillo, que conociera qué hace falta para ganar partidos en la WNBA. Es una líder nata, que además tiene un extraordinario dominio del juego”, explica.

Indiana Fever es un conjunto muy experimentado, donde apenas un par de jugadoras jóvenes (la alero Shay Murphy y la base ‘rookie’ Briann January) tienen protagonismo en las rotaciones. El resto, caras conocidas de la competición que saben cómo darle la vuelta a un partido complicado como el de la semana pasada ante Chicago Sky, que no tuvo buena pinta hasta el último cuarto.

“Una de las cosas de las que estamos hablando mucho es del banquillo. Desde el principio todas tienen claro qué deben aportar al equipo. Ésa será una de las claves que nos puede llevar a optar por el anillo”, revela Tamika Catchings, que en el All Star de Connecticut fue titular.

A su lado, Katie Douglas afina la mirilla desde el perímetro. “Al regresar hace un par de años a Indiana busqué la posibilidad de poder jugar cerca de mi familia y mis amigos. Era como un sueño para mí y aseguré que me esforzaría al máximo para contribuir a que el equipo mejorara”, recuerda Katie Douglas, que ahora puede presumir de los resultados.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Dos jugadoras españolas se han animado a probar la experiencia norteamericana, alternando los estudios con el baloncesto universitario de primer nivel… Leonor Rodríguez lo hará en Florida State y Vega Gimeno, en la Robert Morris de Philadelphia… La pasada temporada Detroit y New York disputaron la final de la Conferencia Este y, en cambio, esta campaña ambos andan fuera de puestos de playoffs… Tulsa, la segunda ciudad más grande del estado de Oklahoma, podría tener franquicia en la WNBA la próxima temporada…

Artículo publicado el 11 de agosto en Gigantes del Basket.

dimecres, 5 d’agost de 2009

El All Star retrasa el traspaso de poderes



El All Star del cambio no lo fue tanto. Sin Candice Wiggins ni, sobre todo, Candance Parker, la WNBA deberá esperar para certificar el traspaso de poderes.

La WNBA situó en Connecticut el lugar testimonial para ejemplificar el cambio generacional que tanto éxito le dio durante la campaña pasada. La extraordinaria camada de ‘rookies’ del 2008 debía tomar el timón de la competición en el All Star, pero al final el traspaso no fue tan evidente. Sólo Sylvia Fowles, que aportó 17 puntos y 5 rebotes a la Conferencia Este, tuvo la oportunidad de brillar en la pista.

Ni rastro hubo de Candice Wiggins ni, sobre todo, de Candance Parker, quien tras dar a luz todavía tardará en recuperar su nivel habitual. Además, el protagonismo de talentos como Cappie Pondexter o Nicky Anosike quedó muy difuminado en un Mohegan Sun Arena que reunió a 9.518 espectadores.

La Conferencia Oeste se impuso por 118-130 en un encuentro dominado por la vieja guardia. Swin Cash, que va camino de los 30 años, fue MVP del evento con 22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. “El mérito es de mis compañeras de equipo, no sólo por pasarme el balón sino porque en el último cuarto me animaron a regresar a la pista y mantener la agresividad”, reconoció la alero de Seattle Storm. Y es que su lado, jugadoras como Tina Thompson tuvieron un papel protagonista en el guión del encuentro. Nada parecía haber cambiado respecto a años anteriores.

Algunas estrellas de la Liga Femenina, eso sí, asomaron la cabeza por el All Star de la WNBA. Es el caso de Erika de Souza y Sancho Lyttle. De momento, son compañeras en Atlanta Dream. Dentro de unos meses serán rivales ya que una lucirá la camiseta de Ciudad Ros Casares y la otra, la del Perfumerías Avenida. De Souza aportó 12 puntos y 9 rebotes anotando en 15 minutos todos los lanzamientos que intentó; cinco de dos puntos y dos tiros libres. Lyttle sumó 6 puntos y 8 rebotes en 12 minutos.

“Jugar el All Star ha significado la realización de un sueño que parecía estar muy lejano. Llegar a la WNBA ya es algo muy difícil. Además, este año estoy consiguiendo tener un espacio importante dentro del equipo jugando muchos minutos y eso me hace pensar que estoy en el camino correcto. Tengo que seguir esa línea para llegar aún más lejos. Por todo ello estoy muy contenta y muy feliz de poder haber tenido un desafío más. Es una conquista más en mi carrera profesional”, opina Erika de Souza.

La fiesta, que fue retransmitida en directo para Estados Unidos por la cadena ABC, tuvo una previa interesante y divertida con Becky Hammon reinando en el Concurso de Triples y el trío formado por Cappie Pondexter, Charde Houston y Sophia Young sorprendiendo en el de Habilidades.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Anna Montañana se convirtió la semana pasada en la novena española en jugar en la WNBA… En su debut con las Lynx aportó 2 puntos y 2 rebotes en 15 minutos… La racha de KT Douglas y su Indiana empieza a causar respeto… Ya son diez victorias seguidas en el Conseco Fieldhouse… De seguir así, el año que viene por estas fechas las Fever serán recibidas por Barack Obama, como las Detroit Shock…

Artículo publicado el 4 de agosto en Gigantes del Basket.

diumenge, 2 d’agost de 2009

Anna Montañana da el salto



Anna Montañana puede convertirse en las próximas horas en la novena jugadora española en debutar en la WNBA. De momento, ya está entrenándose con Minnesota Lynx.

Mientras el mundo del baloncesto femenino dirigía su mirada hacia el All Star de Connecticut, Anna Montañana viajó el jueves hasta Minneapolis (Estados Unidos), donde se ha incorporado a los entrenamientos de Minnesota Lynx, franquicia que pretende asegurarse sus servicios para ésta y la próxima temporada de la WNBA.

En caso de concretarse su incorporación a las Minnesota Lynx, la jugadora de Ciudad Ros Casares se convertiría en la novena española en competir en la WNBA. Antes lo hicieron Amaya Valdemoro (Houston Comets), Elisa Aguilar (Utah Starzz), Marina Ferragut y Betty Cebrián (New York Liberty), Begoña García e Isa Sánchez (Detroit Shock), Núria Martínez (Minnesota Lynx) y Marta Fernández (Los Angeles Sparks).

A su llegada a Minneapolis, la ala-pívot internacional se ha reencontrado en las Minnesota Lynx con Candice Wiggins y Roneeka Hodges, con quienes ha coincidido esta temporada en Valencia a las órdenes de Isma Cantó. La franquicia está entrenada por Jennifer Guillom y ocupa la tercera plaza de la Conferencia Oeste (10 victorias y 7 derrotas).

Montañana, tercera máxima anotadora del reciente Eurobasket de Letonia en el que España logró la medalla de bronce, ya jugó en Estados Unidos, concretamente en la Universidad George Washington (2001-2005).

“Era algo que tenía en mente. Si mis compromisos con la selección me lo permitían, quería dar el salto a la WNBA”, reconoce Anna Montañana, que el verano pasado ya estuvo en el Target Center viendo algunos encuentros de la WNBA.

Tras el parón de All Star, las Lynx reciben a Los Angeles Sparks. El club, que ha puesto entradas a la venta a partir de 10 dólares, espera una gran entrada, aprovechando el tirón mediático de Candace Parker.

El equipo de Minneapolis lleva semanas preocupado con la posición de ala-pívot, puesto para el que han repescado recientemente a Tasha Humphrey, que ocupó el lugar de Christi Thomas. Sólo la All Star Nicky Anosike parece estar cumpliendo en la zona de las Lynx.

Más recursos tiene el equipo en el perímetro, donde pese a la baja de Seimone Augustus, hay talento de sobra. Candice Wiggins o Charde Houston son sólo dos ejemplos de las opciones anotadoras exteriores de la franquicia en la que ahora se tratará de hacer un hueco Anna Montañana.

Artículo publicado el 28 de julio en Gigantes del Basket.