dijous, 26 de març de 2009

Devociones comunes


Comparto con Enrique Ballester devoción por Enric González. Sus artículos sobre fútbol son de lo poco interesante que se puede leer en un paisaje deprimente donde cada pluma suele estar más preocupada en promocionar a sus amistades y en explicitar sus colores, que en buscarle el sentido a las cosas. Eso cuando no convierte el primer rumor que pasa por su escalera en noticia, olvidando sin rubor las más básicas funciones del periodista, tal y como denunciaba hace unos días Pep Guardiola. Por eso es tan necesario un columnista como el de ‘El País’, cuya utopía personal es “un diario deportivo serio, bien escrito y sin furores pasionales”. Casi nada.

El caso es que González fue convocado hace unos días por Carlos Boyero para ver qué le había parecido la última película de Clint Eastwood (‘Gran torino’). De paso, el crítico de cine le preguntó por el documental que Canal + estrena el domingo y del cual nos hicimos eco en esta columna la semana pasada. Sus elogios son un motivo más para ver las tribulaciones de Miguel Ángel Pérez Lasa y sus auxiliares en un partido jugado la temporada pasada en el Sánchez Pizjuán entre el Sevilla y el Villarreal CF. Pocas películas de humor hacen reir tanto.

Ignoro si el columnista del CD Castellón comparte también conmigo la devoción por Àngel Alonso. Yo, al menos, me sigo preguntando cada día por qué no entrena todavía al conjunto albinegro, siendo además como es su ex equipo. Mientras así lo espero, sigo aprendiendo de sus comentarios, ya sean en TV3, Canal + o el ‘Sport’. Últimamente también aparece, aquí reconvertido en actor, en la serie ‘Pelotas’ (TVE1).

El ex futbolista definió hace no mucho el juego del Villarreal CF como “de calidad, valiente y sin complejos”. Era cuando peor lo estaba pasando el conjunto amarillo, asediado por críticas precipitadas y resultados negativos. Plantilla corta, gritaron al tiempo que exigían fichajes. Ahora, con la cuarta plaza en la Liga BBVA y la clasificación para octavos de final de la Champions League, los elogios son más comunes. Hay quien sitúa incluso a Manuel Pellegrini en el Real Madrid, la misma historia de siempre.

Siempre he defendido que hay dos tipos de analistas futbolísticos; los que opinan antes de que las cosas pasen y los que lo hacen a toro pasado. Los primeros siguen siendo los más buscados. Los segundos, los más habituales.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 26 de marzo del 2009.

dijous, 19 de març de 2009

Hacer dos cosas a la vez


Estrenará Canal + el domingo de la próxima semana un documental interesante. Las cámaras de la plataforma de pago siguieron a Miguel Ángel Pérez Lasa para narrar la parte más desconocida del fútbol a través de la visión de un árbitro de Primera División. Casualidades de la vida, uno de los partidos sobre los que se sustenta el reportaje es uno jugado en el Sánchez Pizjuán de Sevilla con el Villarreal CF como protagonista.

Los espectadores podrán seguir todos los pasos de Mikel, como le gusta que le llamen, antes, durante y después del encuentro. Capdevila es uno de los actores secundarios destacados. Primero, al protestar una pena máxima. “¿Penalti?”, le pregunta el lateral catalán. “Clarísimo”, le responde el árbitro. Luego, apenas unos minutos más tarde, el colegiado expulsa al defensa por tocar, presuntamente, el balón con las manos. “Tenías ganas de echarme, ¿no? Pues lo parece. Si me da en la rodilla, hombre. ¿Qué quieres qué haga?”, protesta el futbolista.

Las surrealistas conversaciones, con el balón en juego, tanto con los jueces de línea, Iñaki y Jon, como con el cuarto árbitro, Dani, protagonizan la parte que da más juego del documental. “Cuando es buena, no me digas nada, que me confundes. Joder. Casi pito fuera de juego”, llega a decir el colegiado.

El partido, jugado en abril del año pasado, ya no tiene trascendencia ahora. Finalizó con 2-0 favorable al Sevilla CF. Eso sí, escuchando ahora las conversaciones que los árbitros mantienen por el auricular, uno entiende mejor errores como los de Iturralde González el domingo, que provocaron la expulsión de Javi Venta.

Los detractores del presidente estadounidense Lyndon B. Johnson decían que era incapaz de hacer dos cosas a la vez. Absurda crítica, pues lo cierto es que hay pocas personas con esa habilidad. La mayoría nos solemos pasar la salida de la autopista al hablar por teléfono (con el ‘manos libres’) mientras conducimos.

Por eso, uno preferiría que los árbitros tuvieran apagado el auricular mientras la pelota está en juego. En caso de duda, que lo enchufen. Es más, si persiste la incertidumbre, que saquen una pantalla de televisión y decidan acciones trascendentes, tal y como hacen ya en la NBA. Pero, por lo que más quieran, que no hablen mientras arbitran… que así les va.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 19 de marzo del 2009.

dijous, 12 de març de 2009

Dos cromos para un álbum


Advertía Ariel Ibagaza antes de medirse al Panathinaikos que “el mediapunta se está perdiendo en Europa”. Cada vez, argumentaba el argentino, hay más centrocampistas de corte defensivo que habitan en la fauna futbolística, poniendo en peligro de extinción a esos jugadores que habitualmente servían de enganche.

Lo cierto es que en las últimas temporadas, ya con Manuel Pellegrini en el banquillo, el Villarreal CF sí ha construido su juego de ataque a partir de la posición de mediapunta. Eso lo ha diferenciado de otros equipos. Juan Román Riquelme fue la cara más conocida de una película por la que han pasado ya varios actores. A todos se les ha criticado, de todos se ha dependido.

Es por eso que, aunque en Europa los mediapuntas están perdiendo peso en el protagonismo del juego, no creo que el Villarreal CF se apunte a la tendencia mayoritaria. Más todavía tras el partido del martes, que vuelve a situar al equipo entre los ocho mejores del continente. Por mucho que uno tenga claro el camino, los resultados siempre ayudan a no desviarse demasiado de la trayectoria.

Lo que no está claro es el perfil que tendrán los mediapuntas de la próxima temporada. Como en otras zonas del campo, el club apostará por rebajar el precio de los futbolistas. En ese contexto se sitúa el regreso de David Fuster. La reunión de la semana pasada entre el presidente del Deportivo de la Coruña, Augusto César Lendoiro, y el consejero delegado del Villarreal CF, José Manuel Llaneza, a David Fuster lo ha precipitado todo. El club se ha visto obligado a explicitar su interés por repescar al mediapunta, previo pago de 400.000 euros. Una ganga, si se tiene en cuenta que su ficha no será de las caras.

No sería éste el único retorno, pues el Villarreal CF también mira con buenos ojos la vuelta de Jonathan Pereira, actualmente en el Racing de Santander. La intención está clara; imitar el camino recorrido por Santi Cazorla, abaratando de paso el coste de la plantilla sin debilitarla en exceso.

Para ello también se aumentará el riesgo, reduciendo el número de futbolistas. Los álbumes de cromos modernos dan la posibilidad de pegar dos jugadores diferentes en el mismo espacio, escenificando el sueño de todo entrenador, que siempre prefiere tener a dos personas capaces de hacer la misma función en el equipo. Eso, quizás, cambie ahora y ya no sea tan sencillo tener duplicados (y hasta triplicados) todos los puestos.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 12 de marzo del 2009.

dimecres, 11 de març de 2009

El último santuario del tiro libre


José Manuel Calderón ha hecho historia con su racha tiros libres en la NBA. Hace unos días superó el registro de Mark Price, que llegó a acumular 77 aciertos consecutivos. Àlex Gozalbo ha viajado a Atlanta para conocer, precisamente, el laboratorio del tiro de la ex estrella de los Cavs. Un santuario ahora profanado.

En Suwanee (Georgia, EEUU) se esconden algunos de los secretos que lanzaron a Mark Price a la fama por su puntería. El mítico ex base de los Cavs ha creado allí la ‘Mark Price Basketball Academy’, un santuario al que no dejan de acudir peregrinos necesitados de un milagro. Años después de completar su formación, buscan modificar pequeños detalles en su mecánica para ser más eficaces en el lanzamiento, sobre todo en el tiro libre.

Para un extranjero, encontrar entre las autopistas que rodean Atlanta la ‘Suwanee Sports Academy’, donde se ubica el laboratorio, no es sencillo. Buscar la salida 111 de la autopista I-85 es relativamente sencillo, pero orientarse por el Satellite Bulevard, la McGinnis Ferry Road y, sobre todo, la Burnette Road es algo más complicado. Nosotros utilizamos como guía a Dan Searl. El periodista, que nos acerca semana a semana el mundo de la NCAA a través de las páginas de Gigantes del Basket, se conoce bien el camino, pues antes de hacerse cargo del prestigioso banquillo de Westminster trabajó para la academia.

Una vez allí nos recibe Bruce Kreutzer, la mano derecha de Mark Price. De buenas a primeras el entrenador nos ofrece participar en una “Shooting session” de 25 tiros para conocer mejor la dinámica de trabajo. Tras los lanzamientos, todos ellos grabados desde cámaras ubicadas en todas las posiciones imaginables, el ordenador extrae sus propias conclusiones. Tienen que ver con el ángulo de tiro, la distancia o la consistencia (1).

Las enseñanzas habituales que se imparten en la ‘Mark Price Basketball Academy’ se estructuran en seis fases: tiro estático, tiro tras bote, tiro en transición, tiro saliendo de un bloqueo, tiro en situaciones reales de juego y tiro personalizado a las características de cada jugador. Para saltar de una estación a otra hay que dominar la anterior. Eso sí, en todas ellas resulta vital la colocación de los hombros.

En el santuario del tiro libre se venera hasta límites insospechados cualquier detalle imperceptible para el tirador medio. Una mínima modificación en la posición puede servir, una vez asimilada, para mejorar los porcentajes de acierto. Conviene no pasar por alto ninguna enseñanza.

Las tecnologías utilizadas para analizar los lanzamientos son el ‘NOAH Shooting System’ y la ‘Dartfish Computer Technology’. El NOAH incorpora un radar que sigue la trayectoria de la pelota mientras que la Dartfish procesa las imágenes capturadas desde dos videocámaras. Una sigue los movimientos del tirador y la otra, la trayectoria de la pelota desde detrás del tablero. Es de gran utilidad ya que permite que los alumnos visualicen sus propios gestos técnicos.

“El NOAH es un radar que mide el arco y nos permite seguir el tiro con exactitud desde que se produce“, explica Bruce Kreutzer. La ‘Mark Price Basketball Academy’ empezó a utilizar esta tecnología, cuyo precio en el mercado supera los 5.500 dólares, en el año 2006, justo cuando abrió sus puertas.

El ‘Mark Price Shooting Lab’, que recrea media pista de baloncesto, está envuelto de espejos. En tres de sus paredes hay, además, pancartas rojas que recuerdan los consejos que cualquier alumno escuchará una y otra vez durante las sesiones. Los cinco “Price Points” para los tiros libres son algo así como la biblia de cada lanzamiento. Jugadores que ahora triunfan en la Liga ACB como Juan Carlos Navarro (Regal FC Barcelona) o Ricky Rubio (DKV Joventut) han trabajado ya con Mark Price. No son casos aislados. Josh Children (Olympiacos) es otro de los que bendice el producto: “Las clases de tiro que recibí allí causaron un gran impacto en mi juego. Me ayudaron a traspasar mis habilidades a otro nivel”.

¿Cuántas lecciones son necesarias? “Con siete entrenamientos de entre 45 y 60 minutos la mejoría ya es perceptible”, opina Bruce Kreutzer, que propone concentrar las sesiones de trabajo en apenas cuatro días. “Cada sesión está adaptada a las características individuales del jugador, aunque hay aspectos fijos para todos”, dice el técnico, que profesa gran devoción por la colocación de los pies. “Se trata de volver a poner el acento en los fundamentos del pasado”, añade Mark Price.

¿El precio? Lo más barato que se puede encontrar es un pack de cinco sesiones por 2.500 dólares. En una primera sesión se evalúa el tiro del alumno con un análisis en vídeo de sus lanzamientos, unas gráficas del arco que acostumbra a seguir la pelota, una evaluación individual y la creación de un plan de mejora. En las tres sesiones siguientes se trabaja, nunca con más de dos alumnos a la vez, para mejorar la técnica del gesto. Para finalizar, ya en la quinta sesión, se hace un seguimiento final de la evolución del tirador. La edad mínima para apuntarse a las clases son los diez años.

Aquellos que no dispongan de tanto dinero o de la disponibilidad de viajar hasta Estados Unidos siempre pueden apostar por pagar 15 dólares y descargarse el ‘Mark Price Workout Series’, un video que se puede visualizar en el iPod en el que están resumidas las principales enseñanzas del mítico ex jugador.

Entre los clientes de las clases presenciales hay desde jugadores universitarios que buscan escalar posiciones en el draft afinando sus porcentajes de tiro hasta estrellas consagradas de la NBA que necesitan mantener sus números pese al declive físico. Tanto chicos como chicas. “He tenido la oportunidad de entrenarme en el ‘Mark Price Shooting Lab’, que es muy conveniente. El sistema te muestra la consistencia de su tiro y eso ha sido muy provechoso en la mejora de mi tiro", explica Christy Thomas, pívot con cinco años de experiencia en Los Angeles Sparks (WNBA).

“Desde que me retiré en el año 1998 me he dedicado a intentar ayudar a otros profesionales que quieren mejorar sus habilidades, especialmente aquellas que tienen que ver con el tiro”, explica Mark Price.

Según el ex base de los Cavs, cada jugador profesional debería hacer unos 30.000 tiros por verano. “Ésa es la diferencia entre un aceptable tirador y un gran tirador”, opina. Eso sí, “muchos jugadores se autolimitan como tiradores practicando en la dirección equivocada”. La advertencia es clara: no sólo se trata de realizar repeticiones, sino de hacerlo con la dinámica correcta.

¿Cómo hacer tantas repeticiones? El ‘Mark Price Shooting Lab’ utiliza ‘The Gun’, un moderno aparato que se encarga de cogerte los rebotes y pasarte la pelota a tal velocidad que puedes realizar unos 1.000 tiros en menos de 45 minutos. Su precio en el mercado es de 4.550 dólares.

(1) Para los curiosos. Anoté 15 de los 25 tiros libres (60%) utilizando un ángulo mínimo de 41º y uno máximo de 52º. En una escala compuesta por cinco niveles, el ordenador me sitúa en el tercero, aunque muy cerca de dar el paso al cuarto.

Artículo publicado en ACB.com el 11 de marzo. Consulta aquí el artículo en su contexto original.

dijous, 5 de març de 2009

Una estación como frontera


Antes era conocida como ‘Valencia-Término’ y desde hace años Renfe se refiere a ella como ‘Estació del Nord’. Fue construida entre 1906 y 1917, pero el caso es que ahora ha adquirido cierta notoriedad en los circuitos turísticos. Es, dicen, uno de los monumentos modernistas más emblemáticos de la arquitectura civil de Valencia. Los visitantes, sobre todo los japoneses, hacen fotos a las cerámicas vidriadas, mientras los usuarios diarios tratan de esquivarlos para coger su tren a hora.

Ya que hoy nos hemos puesto sinceros, diré que siempre le he tenido un poco de manía a esta estación. Supongo que es por un tema lingüístico. La gente sube al tren en su pueblo hablando en valenciano y baja, ya en la capital, expresándose en castellano. La estación ejerce de frontera psicológica para los pasajeros, que cambian de idioma como si en vez de un tren regional descendieran de un avión transoceánico.

Fobias personales a un lado, hay espacios a los que la gente le otorga un papel simbólico. Los octavos de final de la Champions League son un buen ejemplo. Muchos son los clubes de Europa que califican de éxito o de fracaso su temporada en función de si superan o no esa ronda. Podría ser el caso del Villarreal CF, que anda enfrascado en la eliminatoria ante el Panathinaikos.

Recorté con las tijeras de mi madre el artículo de Pilar Olaya en el que Paquito desmenuzaba al conjunto griego, con la firme promesa de puntuar sus aciertos y castigar sus errores. He de confesar con satisfacción que el miembro de la secretaria técnica acertó mucho al definir el estilo de juego del conjunto griego, especialista en llenar el partido de faltas y de pérdidas de tiempo.

Tras enfrentarse este sábado al RCD Espanyol, el Villarreal CF viajará a Atenas para disputar un partido que marcará la opinión que muchos se formarán sobre la presente temporada. Ahora que el equipo de Manuel Pellegrini parece estabilizado en los cuatro primeros puestos de la Liga BBVA, el encuentro del martes servirá para ponerle adjetivo a la campaña. No sé si todo el mundo es consciente de lo que significaría estar, de nuevo, entre los ocho mejores clubes de Europa. A mí, particularmente, me volvería a parecer una hazaña.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 5 de marzo del 2009.