dijous, 29 d’octubre de 2009

De charlas y otros deportes


El mal arranque liguero del Villarreal CF ha provocado alguna que otra carcajada en Valencia, donde la “germanor” dejó de ser algo divertido cuando la jerarquía futbolística empezó a ser discutida. Sólo hay que repasar la prensa de la capital del Túria para detectar las hostilidades. Ahora ambos clubes se miran con recelo e incluso la mayoría de sus hinchas desean que al otro no le vaya del todo bien.

A veces, lo que el fútbol no puede unir, lo hacen otros deportes; como el baloncesto. El presidente del Villarreal CF; Fernando Roig, y el del Valencia CF, Manuel Llorente, coincidieron el martes comiendo canapés en la zona VIP del Pabellón Fuente de San Luis, donde se disputaba un encuentro cualquiera de la Eurocup.

Quizás por eso, para encontrar las claves de un deporte en otro, acudí hace un par de días al Centre Social Sant Isidre de Castelló, donde Vicente Collado daba una charla sobre “Motivación, liderazgo y gestión de equipos”. El entrenador de baloncesto, que también es ingeniero de telecomunicaciones, explicó las sinergias que se producen entre el mundo del deporte y la empresa. Hay comportamientos válidos en los dos ámbitos.

Contó el técnico varias anécdotas divertidas, pero una de ellas fue especialmente aplaudida. Es la que recuerda el ritual que Joan Creus, ahora secretario técnico del Regal Barça, seguía en sus tiempos como jugador en Manresa a la hora de prepararse la mochila ante los juveniles de su equipo. Ponía la camiseta, los pantalones y, clonando el gesto con las manos vacías, un poco de ilusión.

Es algo básico para cualquier deportista, pero nunca está de más recordarlo, advirtió Collado el martes. Puede ser un superior (el entrenador), un igual (otro jugador) o uno mismo, pero es importante que nunca se deje a un lado la ilusión cuando se debe competir. Si no, ocurre como le pasó al Real Madrid en Alcorcón, buen aviso para la visita esta noche del Villarreal CF a Puertollano.

Las alarmas están encendidas, aunque a veces eso no es suficiente. “Es un partido de esos en los que todo el mundo intentamos mentalizarnos de que no hay enemigo fácil y luego las sorpresas se siguen produciendo año tras año. La eliminación del año pasado fue muy dolorosa y estamos avisados”, repite una y otra vez Ernesto Valverde, mientras los aficionados rezan para que a los jugadores les haya quedado claro. Bastante sufrimiento acarrea la Liga BBVA como para que la Copa del Rey también se convierta en un suplicio.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 29 de octubre del 2009.

dijous, 22 d’octubre de 2009

Una casa de Primera


El Villarreal CF es una casa. “De Primera”, si hacemos caso al documental que Canal+ Liga ofrece mañana a las diez de la noche. De otro tipo, si leemos el acta en el que Antonio Rubinos Pérez define así la situación vivida tras el encuentro de Chapín: “Escuché gritos en el exterior del vestuario. Al salir a ver qué pasaba, encontré un tumulto de jugadores, técnicos, directivos, personal de ambos equipos y fuerzas de seguridad”.

En el reportaje del canal de pago el presidente de la entidad, Fernando Roig, ejerce de guía por el club, deteniéndose en aquellos lugares más interesantes para el espectador. Como el vestuario. El caso es que las imágenes son de varias semanas antes del miércoles, día en el que hubiera sido más divertido poner una cámara allí dentro y emitir en directo la reunión con la plantilla.

El consejero delegado, José Manuel Llaneza, anda ahora “sin ánimo de fichar” por Argentina, mientras que en el documental descubre cada rincón de El Madrigal. Aparece justo antes que Gonzalo Rodríguez, que se arranca a tocar la guitarra y a cantar en su propia casa, o que Robert Pires, que conduce su Ferrari hasta los estudios de televisión del club.

Cazorla, Bruno y hasta un futbolista en edad cadete que viaja desde Teruel para entrenar con el Villarreal CF son otros de los protagonistas de las imágenes, que dependiendo del resultado del partido de esta noche en el Olímpico de Roma pueden herir susceptibilidades. Nada, no se lo tengan en cuenta a los improvisados actores, que jamás pudieron preveer un escenario así para el día del estreno televisivo. Nadie programa comedias a sabiendas de que algo malo ocurrirá ese día.

Es momento, como pedía el martes Alexis Rubert, de arropar al hijo “que precisa ayuda para recuperar la personalidad que extravió”. Pero no es sencillo. Sobre todo para Ernesto Valverde, que sabe ya que su sustituto está escogido. Al técnico le tocó vivir esta misma situación hace unos meses, aunque por entonces encarnó un papel diferente en el auca. Cuando Manuel Pellegrini decidía si daba el salto al Bernabéu, el Villarreal CF no se quedó cruzado de brazos, así que nadie puede ser tan ingenuo como para pensar que ahora no está haciendo lo mismo. Busca un Plan B, que será activado sólo si es necesario.

No es sencillo trabajar así. Intentas arreglar un escape y, mientras el agua te salpica la cara, ves de reojo a un puñado de fontaneros con la llave inglesa en la mano. No sabes si esperan arreglar ellos el grifo o si buscan darte un golpe en la cabeza, que viene a ser lo mismo.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 22 de octubre del 2009.

dijous, 15 d’octubre de 2009

Ser toro o torero


Creo que no tardaré ni diez palabras en preguntarlo. ¿Está Juan Carlos Garrido
No sé qué cantidad de dinero estaría dispuesto a pagar por ser uno de los protagonistas de la serie ésa de los martes. Tras desvanecerme durante dos minutos y 17 segundos, como el resto de la humanidad, analizaría la visión futura de lo que sucederá dentro de seis meses. “Flashforward” creo que lo llaman. Sería 15 de abril y el Villarreal CF haría cuentas tras visitar al Getafe en una de esas anodinas jornadas que se disputan entre semana.

Seis partidos faltarían entonces para cerrar el campeonato y el conjunto amarillo estaría apretando los dientes para luchar por su objetivo. El caso es que ahora, tal y como están las cosas, uno no sabe si esa zanahoria que perseguir tendrá dibujado el escudo de la Liga de Campeones, de la UEFA EuroLiga o, simplemente, de la permanencia.

A día de hoy, a tres días de visitar Chapín, el club parece haber encontrado el camino. Tanto escuchar en la radio que un tal Álvaro Pérez lo conseguía todo, desde caviar hasta coches de alta cilindrada, que ha decidido firmar un acuerdo de colaboración con el Masters Castelló Costa Azahar de golf, un evento con aroma a la trama Gürtel. Mañana presentan el convenio.

De la parte deportiva, de alejarse de los puestos de descenso, se encarga Ernesto Valverde. Su crédito, ganado a pulso en Bilbao, Barcelona y Atenas, le ha dado tiempo, que es lo mejor que puedes comprar cuando falla el viento y la embarcación se detiene. Es algo por lo que, por ejemplo, David Amaral hubiera matado. Parece como si al ex técnico del CD Castellón le hubiéremos soplado en contra desde que llegó, justo lo contrario que al entrenador del Villarreal CF.

Dicen en algunos bares poco recomendables que más vale tener a favor a la prensa que al árbitro, que poco puede hacer más allá de pitar un par de penaltis. La ola de optimismo que estamos generado los medios de comunicación alrededor del Villarreal CF es de las que hacen época. Sacamos estadísticas de otras temporadas e incluso situamos el calendario venidero (ocho partidos en 24 días) como el mejor de los escenarios posibles para la remontada. Cada vez nos parecemos más a la prensa de Madrid y Barcelona, que suda de tanto empujar a sus equipos, aunque sigo sin tener claro si eso es bueno o malo.

El caso es que todo pasa por ganar al CD Xerez y tópicos por el estilo. El horario del partido, “las cinco de la tarde” que diría Federico García Lorca, huele a batalla entre toro y torero. Ahora sólo hace falta saber cuál de los dos equipos necesitados abandonará la plaza a hombros y a cuál le saldrán cuernos. Casi nada.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 15 de octubre del 2009.

dimarts, 13 d’octubre de 2009

Y Dios se disfrazó de mujer


La espera ha sido larga, pero Dios lo ha vuelto a hacer; ha regresado a una pista de baloncesto. Esta vez no escogió la NBA sino la WNBA. ¿Qué dorsal llevó en esta ocasión? El 3 de las Phoenix Mercury; el de Diana Taurasi.

Según la versión de Larry Bird, hace más de 20 años Dios se disfrazó de jugador de baloncesto. Fue en un mítico partido de playoffs celebrado en el vetusto Boston Garden en el que Michael Jordan anotó 63 puntos. Pues bien, ha vuelto a ocurrir. Dios ha regresado a una pista de baloncesto, aunque esta vez vestido con la camiseta número 3 de Phoenix Mercury; la de Diana Taurasi.

“Esto es lo que hacemos, hacemos cosas importantes. Tenemos gente que se crece y le encanta vivir el momento. Es un gran equipo, un gran equipo”. Esta frase, lanzada mientras se anudaba una toalla a la cabeza, fue lo único que Diana Taurasi acertó a decir antes de empezar a llorar tras la victoria de Phoenix Mercury en el quinto partido de la final ante Indiana Fever (94-86). No hizo falta decir más, ya había quedado todo dicho en la pista.

Este título de las Mercury, el segundo de su historia, no se entiende sin Diana Taurasi. La jugadora ha completado una temporada de ensueño. Al anillo de la WNBA le une las dos distinciones de MVP de la liga regular y las finales, algo que sólo había conseguido antes Lisa Leslie. Además, se hizo con el título de la Euroliga Femenina en Salamanca. Determinante.

Taurasi entendió pronto que los destinos de las Mercury en el decisivo encuentro pasaban por sus manos y respondió anotando 26 puntos, con cuatro triples de esos que ponen la piel de gallina tanto a los espectadores como a su defensora. A su lado, Cappie Pondexter contribuyó con 24 tantos que sumados a los suyos llegaron a los 50. Una cifra incontestable.

No estuvieron solas. Penny Taylor también tuvo un papel destacado, tras perderse la campaña del 2008 por culpa de una lesión en el tobillo. Sumó 14 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias que contribuyeron a derretir la contundente defensa de las Fever. “Gracias, Penny”, le repetía una y otra vez Cappie Pondexter mientras la abrazaba en el pasillo del US Airways Center que conduce al vestuario. “Eh, en el baloncesto no hay lágrimas”, les recriminó Diana Taurasi.

Diana Taurasi, Cappie Pondexter y Penny Taylor ya lideraron a Phoenix para conseguir el título de hace dos temporadas. Aquella vez fue ante Detroit Shock y ahora con Indiana Fever como rival, pero en las dos ocasiones necesitaron de cinco partidos para sentenciar la serie.

Las Fever no lo pudieron sencillo. Pese a quedarse atrás en el marcador tras recibir 35 puntos en el segundo cuarto, el equipo de Indiana reaccionó de la mano de Katie Douglas y Tamika Catchings, pero también con Tammy Sutton-Brown (22 puntos) y Jessica Davenport (18 tantos) adoptando un papel de estrella. Para la pívot formada en Ohio State fue la mejor anotación de sus tres años en la WNBA.

“Creo que jugamos casi tan bien como pudimos. Hubo un par de veces que fallamos tiros que nos podrían haber ayudado a ganar el anillo, pero no entraron”, confesó Lin Dunn, la entrenadora de Indiana Fever. De hecho, Indiana remontó una renta desfavorable de 10 puntos en la segunda mitad para igualar el marcador a 80 con cuatro minutos y medio por jugar. Dos triples de Tangela Smith, los dos únicos tiros que anotó en toda la noche, evitaron que la reacción se consumara.

“Indiana es un gran equipo. Eso sólo muestra nuestra capacidad de resistencia y de lo mucho que queríamos ganar”, dijo Pondexter, que siguió anotando pese a recibir en el segundo cuarto un codazo que limitó su visión en el ojo.

El triunfo de Phoenix Mercury es también el éxito de un estilo de juego. Lo impuso Paul Westhead, pero lo ha sabido desarrollar a la perfección Corey Gaines. Es una manera de jugar basada en la velocidad. El técnico parece vivir sólo preocupado por el ritmo y hace la vista gorda con las pérdidas y los tiros precipitados. Mal no le ha ido.

“Cuando empecé a entrenar en la WNBA Westhead, que es mi mentor y a quien debemos este campeonato, me dijo: ‘Vamos a enseñar a las jugadoras como jugadoras, no como mujeres jugadoras de baloncesto’. Es curioso como ellas han abrazado la idea porque disfrutaron siendo tratadas así, en lugar de ser tratadas como mujeres jugadoras de baloncesto, las tratamos como jugadoras de baloncesto”, explica Gaines.

La táctica de Phoenix Mercury tiene riesgos y, por ejemplo, su primer cuarto en el quinto partido fue nefasto, con demasiados errores en el tiro. Eso sí, cuando funciona, es letal y eso sucedió en el segundo período ante las Fever. “Fueron los mejores diez minutos de la temporada”, confiesa el periodista Bob Baum, columnista de la web oficial de la WNBA. La avalancha ofensiva le permitió a las Mercury marcharse al descanso con una renta de nueve puntos (51-42).

Taurasi, después de pasarlo mal contra la defensa de Tamika Catchings en los primeros cuatro partidos, anotó los cinco lanzamientos que intentó en ese segundo cuarto mágico en el que anotó 13 puntos. Las Mercury acertaron a encestar 13 de sus primeros 15 tiros en ese período.

“En el vestuario les dije a mis compañeras que no creo haber jugado contra un mejor equipo que las Fever y podría haber dicho lo mismo sobre nuestro equipo. Eso es lo que me hace sentir más orgullosa de esta serie”, resume Diana Taurasi, consciente de que será una final de la WNBA recordada durante muchos años.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Katie Douglas estuvo cerca de romperle las gafas a Lin Dunn en el clásico saludo-empujón de la jugadora al ser presentada por el ‘speaker’… El cuerpo técnico que Ciudad Ros Casares tuvo hace dos temporadas sabe algo de eso… Entre las campeonas, una cara conocida; la de Le’Coe Willingham (Perfumerías Avenida)… Amare Stoudemire, Steve Nash y Grant Hill compraron todas las entradas de la grada superior del US Airways Center, para luego regalarlas y lograr un lleno absoluto con 17.313 espectadores…

Artículo publicado el 13 de octubre en Gigantes del Basket.

dijous, 8 d’octubre de 2009

La pregunta inoportuna


Creo que no tardaré ni diez palabras en preguntarlo. ¿Está Juan Carlos Garrido preparado para entrenar al Villarreal CF? Lo sé, la pregunta habrá alterado a más de uno, que habrá corrido a releer las informaciones del conjunto amarillo que acompañan esta columna, intrigado por si con tanta distracción a su alrededor se ha perdido la destitución de Ernesto Valverde. Ahora que ya está de vuelta le confirmo que no, que el técnico sigue comandando el proyecto.

¿Por qué entonces la pregunta? Porque las cosas generalmente no son lo que parecen y en el fútbol lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. Sin pasar por el gris. Hay tres teorías, alimentadas por el propio club, con las que los aficionados rebaten a aquellos que opinan que Valverde va a durar menos que Manuel Pellegrini en el Real Madrid. A continuación trataré de analizarlas.

1. La elección del entrenador generó consenso en los medios de comunicación, que todavía hoy repasan un día sí y otro también sus cualidades. La propuesta de ganar jugando bien nos agradó a todos, pero la memoria no es una de las virtudes de la prensa. Ocurrió, lo recordará el lector, con la selección española de Luis Aragonés, que llegó por aclamación y varias veces estuvo a punto de cesar por las críticas.

2. Fernando Roig bajó el domingo al vestuario para transmitir tranquilidad. Aún así, no vislumbro sosiego. Los entrenadores siempre son destituidos tras ser ratificados. Cierto es que ser ratificado no significa acabar siendo destituido, pero no son pocas las ocasiones en que eso ocurre. Irremediablemente.

3. El Villarreal CF es poco amigo de destituir entrenadores con la temporada empezada. No es mentira, aquí hay más paciencia que en otros lugares, pero Víctor Muñoz tiene una opinión diferente al respecto y Benito Floro acabó marchándose un minuto antes de que lo echaran, ya sin el crédito de los futbolistas.

Supongo que todos estaremos de acuerdo en que la mejor plantilla de la historia del Villarreal no puede sumar tres puntos tras seis jornadas. “Por ahora hay que seguir así”, se filtra desde el club, sin caer en la cuenta que el adverbio no ayuda. Es difícil transmitir tranquilidad cuando uno está nervioso porque, tampoco conviene olvidarlo, éste es el plantel más caro de la historia, el sexto mayor presupuesto de la Liga BBVA.

Es por todo ello que no hay que estar distraídos. Los más frikis recordarán como la ‘Confianza ciega’ de los concursantes de Antena 3 se iba difuminando a medida que los productores iban llenando la piscina de exuberancias no demasiado recatadas. En el fútbol ocurre lo mismo, sólo que aquí los sudores llegan cuando el agua se llena de derrotas. ¿Por qué he pensado en Garrido? No sé, es lo más parecido a Paquito, un hombre de club habituado a acabar temporadas difíciles, que he encontrado.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 8 de octubre del 2009.

dimarts, 6 d’octubre de 2009

La final más esperada


La final de la WNBA se decidirá este miércoles o este viernes, cuando se disputarán el cuarto y el quinto partido de la serie. ¿Phoenix o Indiana? Argumentos tienen ambos.

Phoenix Mercury dio primero, pero Indiana Fever respondió pronto. La batalla por el anillo de la WNBA no está decepcionando a nadie y las dos franquicias que mejor temporada han protagonizado lo están bordando en la gran final.

ESPN incluye ya el ajustado desenlace del primer encuentro, con prórroga incluida, entre los cinco mejores finales de todos los tiempos. Katie Douglas forzó el tiempo extra con un triple sensacional, pero Diana Taurasi y Cappie Pondexter respondieron siendo decisivas en esos cinco minutos. La WNBA, que en un primer momento dudó tras la eliminación de Los Angeles Sparks, se frota ahora las manos con un duelo que engancha.

“La serie puede decantarse de un lado o de otro realmente rápido”, asegura Diana Taurasi. La jugadora de Phoenix Mercury rozó el triple doble en el primer partido (120-116) al sumar 22 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias.

En cambio, en el segundo (84-93) encuentro la MVP de la temporada regular estuvo mejor defendida y sus porcentajes bajaron con un alarmante alarmante 2/10 en triples. “No puedes subestimar nunca a Diana Taurasi. Mi trabajo es defenderla y eso no es sencillo”, reconoce Tamika Catchings, que incluso tuvo tiempo de aportar 19 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias.

Todo parece girar sobre el enfrentamiento directo entre Diana Taurasi y Tamika Catchings. Algunos especialistas añaden a la balanza a sus dos escuderas de lujo; Cappie Pondexter y Katie Douglas. De momento, la pugna anda igualada y es ahí donde el protagonismo de jugadoras como Penny Taylor o Ebony Hoffman puede ir creciendo. Si las estrellas se anulan entre sí, será interesante ver qué aporta el resto. Es por ahí por donde Corey Gaines y Lin Dunn esperan rasgar la serie.

Tras dos partidos en el US Airways Center, el Conseco Fieldhouse tiene ahora la palabra. Son malas noticias para Phoenix Mercury, conocedor de que Indiana Fever sólo ha perdido tres encuentros en casa esta temporada.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Los premios a las mejores de la temporada han seguido el guión previsto… Diana Taurasi (Phoenix Mercury) ha sido escogida como MVP por delante de Tamika Catchings y Katie Douglas (Indiana Fever)… Dentro de unos años obtará a ese galardón la mejor ‘rookie’; Angel McCoughtry… Su entrenadora en Atlanta Dream, Marynell Meadors, ha sido distinguida como la mejor de los banquillos, pese a la decepción de los playoffs…

Artículo publicado el 6 de octubre en Gigantes del Basket.

dijous, 1 d’octubre de 2009

El dedo gris


La mayoría de entrenadores de medio pelo suelen alabar o criticar las acciones de sus futbolistas dependiendo del resultado que provocan. No es extraño ver la siguiente secuencia de los hechos. Un técnico se levanta para recriminarle a un jugador sus excesivos regates en la frontal del área. Antes de abrir la boca, llega el gol y el brazo levantado desde el banquillo con otra intención sirve festejar el tanto y aplaudir la jugada.

Siempre he pensado que tal comportamiento es equivocado. Hay que juzgar la decisión tomada y no su resultado, más todavía en formación. Si no, llegan las contradicciones. A Fran Mérida todos le aplauden su valentía para anotar un penalti al estilo Panenka con la selección española sub 20. En cambio, a Joan Tomás (Villarreal B) todos lo critican por intentar, sin éxito, lo mismo.

Me cuentan que el futbolista catalán ya había anotado cinco penaltis emulando la arriesgada táctica del mítico centrocampista checo. Todo eran elogios, hasta el sábado. Todavía no se sabe si el consejo le llegó a Notario del masajista del Albacete o de un ex compañero, pero lo cierto es que el portero le adivinó la intención.

Juan Carlos Garrido ha sido coherente y no ha tardado en salir en defensa del futbolista, quien en cambio está recibiendo mucha menos comprensión en los bares de Vila-real. Su descaro es criticado por muchos que ni siquiera vieron el partido y sólo se enteraron tras las risas de los presentadores de los informativos.

La afición es intocable, pero tampoco conviene escuchársela mucho. Su estado de ánimo siempre viene determinado por el resultado del fin de semana y así es imposible trabajar. Es por eso que no hago mucho caso de los consejos que le llegan a Ernesto Valverde desde la grada, pues entiendo que todos ellos salen de la boca de hinchas que, por primera vez en mucho tiempo, tienen la yema del dedo gris. Cada lunes aparece sucia de tinta, consecuencia de recorrer la página de Levante de Castelló en busca de la posición del Villarreal CF en la clasificación. Más abajo de lo esperado.

El equipo visita esta noche al Salzburgo, un rival interesante para mejorar la autoestima de cara al partido contra el RCD Espanyol. No sé cómo irá el resultado, pero ya les dicho ahora que prefiero escuchar el lunes a los aduladores oficiales que a los críticos ventajistas. Eso querrá decir, al menos, que el Villarreal CF ha sumado los tres puntos. Que no es poco.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 1 de octubre del 2009.