dimecres, 31 de desembre de 2008

Viveros ACB (y V): Instalaciones cinco estrellas


Con este artículo de Àlex Gozalbo se cierra la serie ‘Los Viveros de la ACB’. En esta entrega, el autor realiza un repaso por los recintos deportivos en los que suelen trabajar los equipos de cantera. Menos conocidos que los pabellones en los que se disputa la ACB, estos centros de trabajo cumplen con todos los requisitos necesarios para garantizar un rendimiento óptimo de los equipos. Instalaciones dentro de los pabellones donde juega el primer equipo, en otros próximos o en centros educativos, se convierten en los lugares en los que estos jóvenes jugadores llevan a cabo su formación a la espera de, en un futuro, poder estar entre los mejores de la liga española.

Pisar el parquet de un recinto ACB no siempre es sencillo para los jóvenes canteranos, que deben compaginar sus horarios de entrenamiento con los de los estudios. Además, la mayoría de clubes comparten sus instalaciones con equipos de otras disciplinas de su misma ciudad. Es por eso que las sesiones de trabajo del baloncesto de formación se suelen desviar a otros pabellones menos conocidos por el gran público, pero igualmente preparados para garantizar un rendimiento óptimo.Canastas homologadas por la ACB y pistas de juego especiales para evitar lesiones son habituales en estos recintos, que tienen una amplia oferta de gimnasios, salas de vídeo, vestuarios y enfermerías como complemento. Hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para arropar la formación de las jóvenes promesas.En Sevilla, la cantera del Caja San Fernando suele ejercitarse en el Pabellón Cubierto de Pino Montano. Además, este verano ha renovado el Pabellón Cubierto Plácido Fernández Viagas, un recinto con capacidad para 1.200 espectadores en el que disputa sus partidos el filial de LEB 2. El parquet instalado es de haya maciza y fue traído expresamente desde Dinamarca. Tiene una base que incorpora un filamento de goma que absorbe los impactos, evitando la mayoría de lesiones por sobrecargas musculares.La cantera del Real Madrid se entrena diariamente en el pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. Se trata de un recinto con capacidad para unas 5.000 personas en el que también disputa sus partidos oficiales un equipo de fútbol sala: el Carnicer Torrejón. Alberto Martín, el técnico del filial blanco de LEB 2, cree conveniente entrenarse en la misma pista donde cada quince días juega el equipo, ya que así los jóvenes se familiarizan con detalles importantes y muy útiles, como la dureza de los aros o la posición del marcador.Muchas veces los recintos en los que trabaja la cantera están a pocos metros de los pabellones ACB o incluso dentro de ellos. Es el caso, por ejemplo, del Pamesa Valencia, cuyos equipos de formación juegan sus partidos en una pista más pequeña adjunta a la Fonteta, aunque su entrada se encuentra en la parte posterior del pabellón. O del DKV Joventut, que dispone de varias pistas de entrenamiento en el mismo Pavelló Olímpic. Su equipo vinculado en LEB 2, el CB Prat, juega en el Joan Busquets, una instalación municipal que pertenece al Complejo Deportivo Municipal Estruch y que puede dar cabida a más de 500 aficionados.El Prat y Badalona están próximos y este aspecto añade comodidad al trabajo de los entrenadores y coordinadores. La cercanía de los centros de trabajo del baloncesto base con el propio club suele ser un elemento importante ya que así es más sencillo seguir las evoluciones de los jóvenes, a quienes se puede ver entrenar cuando uno desea.El Etosa Alicante utiliza el pabellón Rafael Pastor, situado entre el estadio Rico Pérez y el Centro de Tecnificación, para realizar las pruebas de cantera del club. Se trata de un recinto en el que la Federación Valenciana también organiza entrenamientos de sus selecciones autonómicas inferiores, que van rotando por canchas de las tres provincias para compensar su trabajo e igualar los kilómetros recorridos por los muchachos.Pero muchas veces, la sofisticación no es necesaria para empezar a jugar a baloncesto. Así, la cantera del MMT Estudiantes continúa trabajando a diario en el patio del Instituto Ramiro de Maeztu, aunque también utiliza La Nevera y el Pabellón Polideportivo Magariños. El gran volumen de niños con el que se mueve este club hace necesaria la utilización de varias pistas de trabajo.Parecido es el caso de la cantera del Unicaja, que tiene uno de sus centros de trabajo menos conocido en la Residencia Andalucía CEI. Allí organiza todos los veranos un campus para 1.500 niños. A pesar de encontrarse a tan sólo cinco minutos del centro de Málaga, con las ventajas de comunicación y asistencia que eso conlleva, esta residencia está rodeada de amplias zonas verdes, dentro de un paraje natural. Además, posee unas instalaciones deportivas adecuadas.Los jóvenes que pasan a formar parte del Unicaja, en cambio, ya trabajan en el Palacio de los Deportes José Martín Carpena y en el Pabellón Municipal Cubierto de Vélez-Málaga, un recinto con capacidad para 850 espectadores que alberga los partidos del filial de LEB 2.
Pero, pese al romanticismo que inspiran pistas míticas, los clubes han iniciado una transformación de sus instalaciones. Es el caso del Winterthur FC Barcelona, que ha trasladado a la Ciudad Deportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí buena parte de los actos que antes tenían lugar en el Palau Blaugrana 2, conocido popularmente como el Picadero. El nuevo pabellón cuenta con una superficie construida de 3.346 metros cuadrados que dan para albergar hasta tres pistas de baloncesto. Las gradas tienen una capacidad para 472 espectadores. En la planta baja se sitúan los equipamientos: cinco vestuarios, cinco despachos para entrenadores, consulta para médicos, enfermería, sala de visionado, etc.Además, el equipo vinculado del Winterthur FC Barcelona en LEB 2, el WTC Cornellà, juega sus partidos en el Alameda Park, donde podrían darse cita hasta 2.500 hinchas.La sede del Gran Canaria Grupo Dunas está situada en el Pabellón Insular Vega de San José (PIVSJ), lugar donde entrena y convive toda la cantera del club. Es un complejo deportivo con instalaciones inmejorables: una cancha polideportiva con parquet y aros homologados para competiciones oficiales, tres pistas exteriores y una residencia para jugadores becados junto a las oficinas administrativas del club, tanto las del primer equipo como las de la Cantera.El Polaris World CB Murcia tiene su sede de juego y sus oficinas en el Palacio de Deportes. En su interior cuenta con un completo gimnasio, pero además de la sala de pesas y aparatos, el recinto alberga múltiples dependencias de carácter polivalente. Una pista auxiliar de baloncesto permite a los jugadores ejercitarse y perfeccionar su juego, así como la celebración de partidos de las categorías inferiores cuando la pista principal no está disponible.Los jóvenes del Polaris World CB Murcia se aprovechan de las modernas instalaciones diseñadas para el primer equipo profesional. Hay una sala para el cuerpo técnico en la que se almacena una completa videoteca con grabaciones de partidos propios y de los rivales. Además, existe una sala de recuperación equipada con los aparatos médicos necesarios, para el caso en el que un jugador sufra una lesión o un problema físico y deba ponerse en manos del fisioterapeuta.Josep Bordas y el ex jugador Tisi Reynés son los encargados de coordinar el trabajo de cantera del ViveMenorca, que está muy ligada a La Salle. Tras el cambio de ubicación del colegio, allá por el año 1973, se inauguró el nuevo pabellón de la carretera Sant Climent, que tras varios retoques, quedó definitivamente terminado en 1976, con la instalación del suelo de parquet. Ahora, el Pabellón del Colegio La Salle Mahón es el campamento base de los equipos de cantera.Un caso similar es el del Akasvayu Girona, que cuenta con la colaboración del San Josep y la Unió Gironina. El Pabellón Parroquial es uno de los recintos escogidos para descongestionar de partidos el Fontajau.No son dos casos aislados. El Alta Gestión Fuenlabrada, como el ViveMenorca, también tiene acuerdos con varios colegios de la zona, como el Khalil Gibran. El centro cede su pabellón al club para que entrene a dos equipos.A veces, las instalaciones de los centros educativos se utilizan también para las pruebas de selección. Es el caso del instituto Ramón y Cajal, donde el CB Granada convocó este verano a jóvenes aspirantes a entrar en el club. Además, más de 500 niños entrenan en sus respectivos colegios en actividades supervisadas por el CB Granada. Eso sí, el filial del club juega en el Municipal de Cabra, donde caben hasta 1.500 espectadores.Es común, pues, que los clubes traten de aumentar los acuerdos con colegios de la zona, sobre todo para las edades más tempranas. La cantera del Grupo Capitol Valladolid tiene acuerdos con el Colegio Nuestra Señora de Lourdes o los Maristas, independientemente del trabajo que continúa realizando en los once equipos propios del club. Las becas que reparte la escuela que coordina la Fundación Baloncesto Valladolid son conocidas en toda la provincia.El TAU Cerámica, por su parte, está gestionando una inteligente red de colaboración con varios centros cívicos, como los de San Andrés, Landazuri, Hegoalde, Arriaga, Aldabe, Judizmendi, Iparralde, Europa; donde expande su escuela de baloncesto. Así, se garantiza la participación en sus actividades de jóvenes procedentes de todos los barrios de Vitoria-Gasteiz.
Artículo publicado en ACB.com el 26 de diciembre del 2006. Consulta aquí el artículo en su contexto original.