dimarts, 31 d’agost de 2010

Tres reinas para una silla


Es cosa de tres. Lauren Jackson, Tamika Catchings y Cappie Pondexter aspiran a suceder a Diana Taurasi como MVP de la WNBA.

Phoenix es como un reloj. Un año gana el anillo y al siguiente, pasa desapercibido. Seguramente por eso Diana Taurasi no aparece en las quinielas de los especialistas a MVP de la temporada. La jugadora está anotando más (22,6 por 20,4) y repartiendo más asistencias (4,7 por 3,5) que la temporada pasada, pero su influencia en la competición parece menor.

Las Mercury no acaban de funcionar como en la campaña anterior y la carrera a la MVP parece reducida a tres jugadoras. Ni siquiera Angel McCoughtry, cuya campaña en Atlanta Dream es notable, le permite acercarse al nivel de Lauren Jackson, Tamika Catchings y Cappie Pondexter.

Después de un tiempo alejada de los grandes focos, con lesiones que le impidieron disputar los playoffs de las últimas dos temporadas, Lauren Jackson (21 puntos y 8,4 rebotes) ha regresado a su mejor nivel. Buenos porcentajes en el tiro y liderazgo en una franquicia, Seattle Storm, que ha llegado a las eliminatorias por el título como un tiro.

Tamika Catchings (18,1 puntos, 7 rebotes y 4,1 asistencias) ha compartido protagonismo durante muchos años con Katie Douglas en Indiana Fever, pero esta temporada está seleccionado mejor sus lanzamientos y su ascendencia en el juego es mayor. Completa como pocas, brilla en más apartados estadísticos que nadie. Además, no ha perdido sus dotes como defensora.

Eligió Cappie Pondexter (21,1 puntos y 4,6 asistencias) alejarse de la sombra de Diana Taurasi para ganar protagonismo en New York Liberty y, a falta de ver cómo responde el equipo en los playoffs, lo está consiguiendo. A veces peca de individualista, facilitando el trabajo defensivo del rival, pero está con ganas de completar una buena campaña y eso se nota. El impacto mediático de la Gran Manzana favorece su popularidad y este verano ha logrado varias canastas ganadoras.

“Admitámoslo, Lauren Jackson ha estado en mi votación mental de MVP durante toda la campaña. Si su entrenador le ha restado protagonismo en la recta final de la temporada regular en beneficio del equipo, eso no debería tener impacto negativo sobre su candidatura”, explica Mechelle Voepel, la gran voz autorizada de ESPN, que también apuesta como Tina Charles (Connecticut Sunn) como rookie del año, Julie Plank (Washignton Mystics) como mejor entrenadora y DeWanna Bonner (Phoenix Mercury) como mejor reserva de la competición. No suele fallar.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

Adiós a los rumores, Diana Taurasi acaba de renovar con las Mercury… Las finales de conferencia de la WNBA arrancan este jueves 2... En el Este las semifinales arrancaron con victorias de Atlanta y New York sobre Washington y Indiana... Las Dream dieron la sorpresa fuera de casa… En el Oeste, en cambio, no hubo tropiezos iniciales con triunfos de Seattle y Phoenix sobre Los Angeles y San Antonio... Atención porque pueden ser unos playoffs espectaculares ya que éste es el campeonato más ofensivo de la historia...

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 31 de agosto del 2010.

dimarts, 17 d’agost de 2010

Las Storm preparan la tormenta


Este domingo finaliza la temporada regular de la WBA y, apenas tres días más tarde, arrancan los playoffs. Seattle Storm parte en la pole position de los pronósticos.

Los playoffs les encantan a los estadounidenses, que dirigen su mirada hacia una u otra competición según la fase en la que se encuentren. En una cultura desmemoriada y más dirigible que la europea, las eliminatorias son como un aviso para recordar la importancia del momento. Así que, aunque apenas sea por unos días, el gran público del país dirigirá su mirada hacia las canchas de la WNBA.

La WNBA ha cambiado este año el formato de los playoffs. Las semifinales de conferencia, que se jugarán del 25 al 30 de agosto con el formato 1-1-1, reunirán a los ocho mejores equipos de la temporada. En el Este, con Atlanta Dream perdiendo fuerza a la carrera, la batalla parece centrarse en Indiana Fever y unas New York Liberty muy mejoradas que han llegado a enlazar hasta seis victorias consecutivas. En el Oeste, la incógnita es conocer si alguien podrá poner freno a Seattle Storm. Dicen las estadísticas que Phoenix Mercury siempre fracasa al año siguiente de ganar el anillo y San Antonio, Minnesota y Los Angeles bastante tienen con cerrar su clasificación como para pensar e metas mayores.

Las finales de conferencia también se jugarán con el formato 1-1-1, otra concesión a los mejores equipos ya que en las últimas ediciones se disputaron con un agresivo 1-2 que no permitía errores iniciales. Las fechas previstas son del 2 al 8 de septiembre.

Ya con la vista puesta en el Mundial de la República Checa, las finales arrancarán el 12 de septiembre al mejor de cinco partidos (2-2-1).

Brian Agler es el único técnico que llega a las eliminatorias por el título en la posición que los otros 11 entrenadores desearían. Con Seattle Storm clasificado desde hace semanas, su pizarra lleva días dibujando tácticas para los partidos decisivos. Agler ha ampliado la rotación de jugadoras, dando más descanso a las titulares. ¿No le preocupa que puedan perder el ritmo o la concentración? “No, eso no debería ocurrir”, responde, consciente de que la motivación de ganar el anillo es lo bastante sólida como para evitar distracciones.

El otro día, ninguna de sus jugadoras titulares disputó más de 25 minutos en Atanta. No hizo falta y la franquicia se impuso con solvencia. No es una concesión. Agler pretende que gente como Svetlana Abrosimova, Le’Coe Willingham o incluso Jana Veselá tengan su protagonismo en momentos puntuales de los playoffs. Es algo que el resto de equipos, cuyo rendimiento va más estrechamente ligado a sus principales estrellas, no pueden ofrecer. Los 34 partidos, piensa el técnico de las Storm, pesarán en las piernas de sus rivales.

Seattle partirá, además, con otra gran ventaja ya que tiene el factor pista garantizado en las tres rondas de playoffs. Todo un lujo.


ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

La escena ocurrió e un partido entre Indiana y Nueva York y no le hace mucho bien al basket femenino… La pelota quedó enganchada en el aro y las jugadoras saltaron una y otra vez para descolgarla… Ninguna llegó tan arriba y al final fue el chico de la mopa quien la bajó de allí… Mejor noticia es que, mientras Michelle veraneaba por España, Barack Obama acudió a ver un partido de las Mystics… Lo hizo acompañado por su hija Sasha… Roger Griffith ha conseguido finalmente ampliar el contrato de Lindsay Whalen por varios años… La política interna de Minnesota Lynx, en cambio, no permite saber las condiciones del acuerdo… Sin Candace Parker ni Betty Lennox en juego, la propuesta de Los Angeles Sparks depende exclusivamente de dos veteranas; DeLisha Milton-Jones y Tina Thompson… La segunda lleva días saliendo en los grandes medios de comunicación, una vez superado el récord de puntos de la WNBA…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 17 de agosto del 2010.

dimarts, 10 d’agost de 2010

Tina Charles, dominar sin apodo



No hay discusión. Tina Charles será la rookie del año en la WNBA. Es fuerte como una roca, dicen de ella. Aquí descubriás por qué.

Pasarán muchos años hasta que una elección de rookies pueda resistir la comparación con el draft del 2008, pero la camada de este año deja apuntes interesantes, sobre todo por la presencia de Tina Charles. La jugadora de Connecticut Sun lleva cinco años jugando al máximo nivel, primero en la NCAA y ahora en la WNBA.

La pívot, que promedia 15,3 puntos y 12,1 puntos en su año como debutante, apenas se ha perdido partidos en las últimas temporadas. El periodista Ben York asegura que su fortaleza física tiene que ver con la mental, su origen. Charles, que ha vivido varias situaciones terribles relacionadas con el cáncer en su familia, se ha endurezido hasta hacerse prácticamente infranqueable.

“He tenido un montón de experiencias con el cáncer de mama. En mi familia mi tía, mi abuela y mi bisabuela tuvieron que combatir esta enfermedad”, dice Charles. “Yo era muy joven cuando ellas tuvieron que luchar contra la quimioterapia y ese tipo de cosas, pero entendí el sentido de cómo de extrema era su lucha”, apunta.

Lo más importante es que estas vivencias han incitado a Tina Charles a apreciar, todavía más, la vida y a permanecer positiva ante cualquier adversidad. “Es más fácil decirlo que hacerlo, pero nunca hay que perder la fe y venirse abajo. Nada puede derrotarnos”, dice, trasladándo al parquet este lema vital.

Una jugadora como Tina Charles debería necesitar un apodo, pero nadie parece encontrarle el ideal. Mark Bodenrader puso en marcha hace unos meses un concurso en la web de la WNBA para encontrarle el mejor mote posible, pero la mitad de los aficionados explicitaron que no les gustaba ninguno. Buscan, sin suerte, palabras relacionadas con el cristal, el dinero o la pintura. Ninguna parece funcionar y es que, ni siquiera en eso, Tina Charles es una jugadora como las demás.

Tras disputar el All Star, Tina Charles tendrá este verano un nuevo reto en su carrera, al formar parte de la selección que debe restituir el orgullo de un país herido y devolver a Estados Unidos al primer escalafón del baloncesto mundial.

La sorprendente mejoría exhibida en las últimas fechas por Monica Wright (Minnesota Lynx) y la solvencia de jugadoras como Epiphanny Price (Chicago Sky) y Kelsey Griffin (Connecticut Sun) hacen de este draft un acontecimiento interesante para garantizar el crecimiento de la WNBA a medio plazo a la espera de que las bestias que ya inundan You Tube con sus vídeos de mates en el instituto aterricen en la WNBA.


ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO


Núria Martínez adelantó la semana pasada su vuelta a España tras llegar a un acuerdo con Minnesota Lynx... La base tenía previsto regresar el día 15, pero la franquicia vio con buenos ojos acelerar su desvinculación para poder contratar a Kristen Mann... Atrás queda una media de 8,5 minutos y 1,8 puntos por encuentro... Otra jugadora, en cambio, puede alcanzar esta semana el récord de puntos en la WNBA... Se trata de Tina Thompson, que está a un paso de superar los 6.263 tantos de Lisa Leslie... Todo eso mientras la casa de zumos Jamba ha llegado a un acuerdo para patrocinar la competición durante las próximas temporadas...

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 10 de agosto del 2010.

dimarts, 3 d’agost de 2010

El peor equipo jamás visto


Desde 1997, la WNBA no había conocido equipo peor que Tulsa Shock. Apenas ha ganado cuatro partidos, los mismos que Atlanta Dream hace dos años. Un drama.

Ivory Latta y Jennifer Lacy vivieron hace un par de temporadas la pesadilla de Atlanta Dream, que en el año de su debut apenas pudo ganar cuatro partidos. El destino ha sido cruel con ellas, obligándolas a revivir la experiencia con Tulsa Shock. A estas alturas de la temporada regular vuelven a sumar cuatro triunfos y necesitan al menos una victoria para no pasar a la historia como el peor equipo jamás visto.

Los números no mienten y los registros de Tulsa Shock compiten con los peores de todos los tiempos; los de las Dream del 2008, las Silver Stars del 2004 o las Rockers de 1999. La racha actual, con cinco derrotas consecutivas, no invita al optimismo.

“El otro día el entrenador dijo en el vestuario que posiblemente había vivido más derrotas en unos meses que en toda mi carrera como deportista y quizás tenía razón”, asume Marion Jones, que apenas promedia 2,7 puntos por partido. “Pero él también dijo que el primer año nunca es sencillo y que, por ejemplo, el equipo que ahora lidera la competición, Seattle Storm, sólo logró cinco victorias en la temporada de su debut”, concluye.

“Para ser honesta, es muy duro”, dice Shanna Crossley. “Lo peor y lo más duro es tener unas jugadoras que no son buenas en los momentos de dificultad y eso es lo primero que debemos construir, para luego crecer como equipo”, apunta un sincero Nolan Richardson.

De momento, Tulsa Shock ya tiene un récord negativo. Perdió por 32 puntos de diferencia ante Phoenix Mercury el día en que Taurasi y compañía batieron el récord de puntos anotados en la WNBA (123). Ahora buscan evitar un mal mayor. La franquicia ha realizado algún cambio de jugadoras de última hora (Hornbuckle por McCants) para evitar el sonrojo, pero Nolan Richardson sigue sin encontrar la clave. Ocho partidos le restan hasta el 21 de agosto para evitar el desaguisado.

En el polo opuesto se encuentra Seattle Storm, a quien sus 21 victorias le llevan a competir con las Sparks del 2001 o las Comets de 1999 por el mejor balance de la historia en una temporada regular de la WNBA. Según Nate Parham (SB Nation), la clave hay que buscarla en el equilibrio que ha aportado Jana Veselá.

“Algunos de los rebotes que ella consigue, de los tiros que mete o de los tapones que hace ya los había visto al enfrentarme a ella en Europa y ahora ella se está destapando en la WNBA. Su versatilidad es muy buena para nosotras”, reconoce Sue Bird. “Lo mejor de Veselá es que puede jugar en múltiples posiciones y siempre suma para el equipo”, argumenta Swin Cash.

Esto no pasa en el baloncesto masculino

Lejos de lo que pagan los clubes rusos y turcos, el salario máximo de la WNBA se sitúa en 101.500 dólares… Thomas Kaplan cifraba en el New York Times en cinco veces más lo que algunas cobran en la Euroliga… Se queda corto… Quizás por eso Diana Taurasi ha anunciado que se plantea descanar la próxima temporada… La WNBA ha anunciado las fechas de los playoffs, que cambian de formato… Las semifinales de conferencia se jugarán del 25 al 30 de agosto y las finales, del 2 al 8 de septiembre… La final, ya a cinco partidos, arrancará el 12 de septiembre…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 3 de agosto del 2010.