dijous, 18 de març de 2010

El jugador número 12


Acude este mediodía una representación del Villarreal CF a Plaça de l’Hereu de Burriana, donde se disparará una ‘mascletà’, y eso significa que la vida sigue igual. El equipo anda luchando por clasificarse para Europa y el club, por conseguir arraigarse en la provincia. Nada parece diferente a otras temporadas. Incluso anda la entidad tratando de adelantarse a otros rivales en el tradicional marcado de fichajes, donde comprar antes significa comprar más barato.

La mayoría de equipos suele definir el proyecto del año siguiente en función de su clasificación final. El mismo error es aplicable para gaiatas y fallas. El Villarreal CF, en cambio, sólo lo matiza y tiene claro meses antes qué tipo de plantilla quiere confeccionar. Albert Riera y Pablo Vergara, el joven centrocampista de Banfield, han sido dos de los nombres que primero han saltado a la luz pública. Hay más.

Mientras eso sucede, el equipo de Juan Carlos Garrido va ganando en consistencia, sobre todo defensiva. Tras ganar al colista, ahora le llegan empresas más importantes, como la de ganar fuera de casa. De momento, dos viajes seguidos servirán para calibrar la fiabilidad de un equipo que esta temporada ha trastocado no pocas quinielas. Cuando debía ganar, perdió y cuando todos creían que perdería, ganó. No ha tenido regularidad en lo bueno, pero tampoco en lo malo.

“¿Logrará el Villarreal los puntos necesarios para estar en Europa el año que viene?”, pregunta a los internautas la página web oficial del club. El jugador número 12 del Villarreal CF, que no es la afición sino Nilmar, tiene clara la respuesta o, al menos, el camino para obtenerla. Él resume así el cambio experimentado en las últimas jornadas: “Se nota que Garrido está trabajando muy bien porque hemos cambiado la manera de jugar y a mí me beneficia; el balón me viene al pie y estamos todos más cerca”.

No hay que ser ningún experto para intuir que si el equipo logra juntar las líneas, tendrá opciones de alcanzar la tan ansiada sexta plaza. Si no, sufrirá para seguir el ritmo de los de arriba, que hasta la fecha se han mostrado mucho más compactos en su estilo futbolístico.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 18 de marzo del 2010.

dijous, 11 de març de 2010

El dinero como zanahoria


“Adelante hombre, adelante. Le estábamos esperando”, dice una voz que sale desde la penumbra. “Qué raro. Desde que vendo enciclopedias es la primera vez que alguien me recibe bien”, le contesta un hombre con traje y maletín que espera en la puerta. La escena, retratada en una viñeta, acompaña la información de un medio de Cartagena que acusa a los futbolistas del Villarreal B de aceptar una propuesta de 3.000 euros (por barba) del Betis por tratar de ganarle al conjunto departamental.

A 16 jornadas del final, la historia parece esperpéntica, pero nos sirvió para tertuliar ayer en La Terraza del Casino, punto de encuentro obligado en estas fiestas de la Magdalena. La mayoría no da crédito a la información, aunque tal posicionamiento no debe ser tenido en mucha consideración viniendo de gente que sostenía un vaso de vino en una mano y buscaba pescar un canapé con la otra. Cuestión de prioridades: comida o argumentos.

El debate, ya alejado de personalismos y elevado al mundo del deporte, derivó en la indecencia de necesitar primas para hacer bien el trabajo de uno. El discurso populista (“ya cobran bastante”) contra la practicidad de aquellos más experimentados (“suele funcionar”). Mientras eso se planteaba, el bueno de Pepe Beltrán trataba de escuchar la conversación al tiempo que era requerido, aquí sí y allí también, para hacerse fotos con los no pocos invitados. Gajes de ser delegado de Levante de Castelló, que sólo te dejan hablar de fútbol los miércoles.

Lo cierto es que, maletines al margen, la plantilla del Villarreal CF preferiría estar en la situación de su filial, a quien sus 39 puntos sí le permiten soñar con la sexta plaza. En el caso de los chicos de Paco Herrera tal meta es onírica, pues no lleva a ningún lado. En cambio, para los futbolistas de Juan Carlos Garrido tiene una importancia real y palpable, la Europa League y su aportación económica.

Al final, en la Liga BBVA o en la Liga Adelante, el dinero es la zanahoria perfecta, ya sea a modo de prima encubierta o de contrato televisivo para la siguiente temporada. No es malo, pero todos corren por lo mismo y, de vez en cuando, conviene recordarlo.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 11 de marzo del 2010.

dijous, 4 de març de 2010

Europa como necesidad


La gente necesita poner siglas en sus vidas. La desaparición del G-14 fue seguida de la creación de la ECA, organización que a inicios de semana se reunió en Manchester para celebrar su asamblea general. Esta Asociación de Clubes Europeos aseguró haber recibido concesiones de la UEFA para implementar las nuevas normas financieras diseñadas para combatir los crecientes niveles de deuda en el fútbol.

En realidad, no se engañen, la reunión era una excusa para hacer negocios. Las cámaras de televisión siguieron cualquier acercamiento de Raül Sanllehí y Florentino Pérez a Karl-Heinz Rummenigge (FC Barcelona y Real Madrid siguen soñando con Franck Ribery), pero hubo más movimientos interesantes. No me refiero a los de Jordi Bruixola (Valencia CF) o José María Cruz (Sevilla CF), que también anduvieron por allí, sino a los de José Manuel Llaneza.

Al consejero delegado del Villarreal CF le quieren preguntar por Yannick Djaló, el futbolista guineano que ahora despunta con el Sporting de Lisboa. Su equipo está de moda. Después de seis meses de resultados decepcionantes, el conjunto portugués ha superado con solvencia al Everton y el Oporto, justo antes de enfrentarse la semana que viene al Atlético de Madrid en los octavos de final de la Europa League.

Como siempre que un futbolista desconocido entra en escena, los clubes se llevan la sorpresa al preguntar por él. Están hartos de escuchar: “Lo tiene fichado el Villarreal”. Algo parecido han oído ahora con este rápido extremo de 23 años, por quien en Portugal afirman que el conjunto castellonense ofreció más de diez millones de euros hace un par de años. Ahora todos buscan a Llaneza, para que les confirme o desmienta la noticia.

Fichajes al margen, la temporada del Villarreal CF entra en una fase decisiva. Eliminado de la Europa League, el equipo necesita seguir creciendo. No queda mucho tiempo para alcanzar la sexta plaza que ahora ocupa el Deportivo, a quien el domingo se superó con mayor sobriedad de la exhibida en los últimos encuentros. Para muchos, jugar en Europa es un sueño. Para el Villarreal CF, empieza a ser una necesidad… económica y eso, como se debatió en Manchester, no es nada bueno.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 4 de marzo del 2010.