dimarts, 29 de juny de 2010

La mejor Núria Martínez está de vuelta


Núria Martínez ha vuelto. A la Liga Femenina, a la selección española y, sobre todo, a su mejor nivel. No juega mucho en Minnesota Lynx, pero anda mejor que nunca.

Minutos antes de saltar a la pista del mítico Madison Square Garden para enfrentarse a las New York Liberty, Núria Martínez atendió a Eusebi Sedeño para reconocerle que le gustaría “jugar más, pero con lo que estoy aprendiendo tengo mucho. Todo ello no me desmotiva, me motiva a nivel personal mucho lo que estoy preparándome para lo más cercano e importante que tengo que es la selección”.

Al final, Cheryl Reeve ni siquiera la alineó en la victoria de Minnesota Lynx, pero eso es lo de menos. Pese a promediar alrededor de diez minutos por partido en la WNBA, Núria sabe que llega en plena forma a sus dos grandes retos del verano: el Mundial de la República Checa y su incorporación a Ciudad Ros Casares. “Tengo muchas ganas de volver y de competir”, asegura Núria Martínez.

La base catalana ha caído en un equipo en plena reconstrucción que se ha visto castigado con nueve derrotas a las primeras de cambio. Las lesiones de Seimone Augustus y Candice Wiggins (se perderá lo que queda de temporada por culpa de una rotura en el tendón de Aquiles) han lastrado en exceso a una franquicia que ha empezado muy por debajo de las previsiones.

Da igual. Seis años después de ser fichada por las Minnesota Lynx, Núria Martínez ha hecho realidad su sueño de competir en la WNBA. A dos de sus compañeras, Rebekkah Brunson y Nicky Anosike, las verá durante toda la temporada ya que también compartirán equipo con ella en la Fonteta. “De nuevo en casa, en Valencia. Estoy muy contenta, Ciudad Ros Casares es un gran equipo, con grandes objetivos y mucha ambición. Para mí es un reto personal, después de tanto tiempo fuera, volver ahí. Será muy bonito”, explica.

Su progresión en Minnesota Lynx, en cambio, no será sencilla. Ya son mayoría quienes sostienen que la franquicia está gafada, a imagen y semejanza de lo que le sucede a Los Angeles Clippers en la NBA. Cheryl Reeve, una entrenadora con poca experiencia que se formó a la sombra de Bill Laimbeer en Detroit, no lo tiene sencillo para hacer rendir a un grupo de profesionales que han perdido la ilusión por el juego.

La estatua de George Mikan que se puede ver a la entrada del Target Center espera una reacción que, de momento, no llega. Será difícil que se obre el milagro, aunque Núria Martínez no cae en el desánimo. Su familia le inculcó una pasión irrenunciable por el baloncesto y, al tiempo que continúa fortaleciendo unas cualidades físicas que sorprenderá a más de uno en septiembre, ella parece decidida a exprimir esta experiencia al máximo.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

La NBA sigue tratando de ayudar a su hermana pequeña y, durante la retransmisión televisiva del draft, no paró de lanzar promociones de WNBA Cares… Más todavía ahora que llega el All Star de Mohegan Sun… En la madrugada del martes al miércoles se darán a conocer las jugadoras titulares de un evento que se podrá seguir en Estados Unidos a través de ESPN... Eso sí, tanta promoción de Abi Olajuwon en el Día del Padre resultó hasta un tanto obscena... Tampoco parece un buen reclamo Marion Jones, cuyo regreso al baloncesto era calificado por Philip Hersh en Los Angeles Times de humillación…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 29 de junio del 2010.

dimarts, 22 de juny de 2010

De Sue Bird a Steve Nash


En el 2002, cuando todavía era una ‘rookie’, a Sue Bird le preguntaron cuál era su jugador favorito. Steve Nash respondió, sin saber todavía que con el tiempo heredaría todas sus virtudes.

Un año más, Steve Nash ha sido uno de los mejores pasadores de la NBA. “Las asistencias son el mejor indicador de cómo alguien está contribuyendo al juego de su equipo”, resume el base de Phoenix, a quien muchos encuentran parecido con Sue Bird. La jugadora de Seattle Storm ha promediado 6,7 asistencias en los diez primeros partidos de la WNBA, logrando superar por tercera vez en su carrera los seis pases de media por encuentro.

A Bird le gusta controlar el balón durante los primeros segundos de la posesión y eso le ha valido no pocas críticas a lo largo de su carrera. Su entrenador, en cambio, confía ciegamente en su criterio. “Creo que todavía tiene demasiado poco tiempo la pelota en su poder. Sus compañeras de equipo reconocen que es una gran base y entienden que lo mejor para el juego es que ella se haga cargo de la bola”, explica Brian Agler.

De hecho, Sue Bird siempre ha querido asemejarse a Steve Nash. Primero imitó su dominio del balón. Luego, su habilidad para el uno contra uno y, por último, ha mimetizado su genial manera de pasar la pelota.

El técnico de Seattle Storm tuvo la oportunidad de ver a Steve Nash de cerca en el 2004, cuando ejerció como entrenador ayudante de Phoenix Mercury y coincidía con el base en el US Airways Center. Ahora Brian Agler lleva tres años junto a Sue Bird, con quien, todavía hoy, no deja de sorprenderse. Cada vez se asemejan más.

“Asistir es divertido. No pienso en hacer pases llamativos o cosas por el estilo, sólo busco hacerle llegar a cada jugadora el balón en el momento adecuado. En ese momento es cuando mis compañeras de equipo suelen hacer un gran trabajo desmarcándose y aprovechando los bloqueos. Me facilitan mucho el pase y es sencillo encontrar un camino libre para hacerles llegar la pelota”, explica Sue Bird, que aventaja en asistencias a Penny Taylor, Cappie Pondexter o Becky Hammon.

Según Quentin McCall, analista de Swish Appeal, lo que hace diferente a Steve Nash y Sue Bird del resto es “el momento adecuado” en el que arriesgan con sus pases. Lo que diferencia una asistencia de una pelota interceptada es, muchas veces, el instante escogido. “De largo, es la mejor base de la WNBA”, certifica McCall.

Hay quien todavía va más allá. “Bird resume en su juego lo mejor de Steve Nash y Tony Parker”, asegura Jayda Evans, columnista del Seattle Times Newspaper.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

Mala suerte para Candace Parker, que se puede perder lo que resta de temporada por un hombro dislocado… Plenette Pierson deja Tulsa Shock y se marcha a New York Liberty a cambio de Tiffany Jackson… Eso sí, seguramente ninguna de las dos irá nunca al Hall of Fame, donde acaban de recibir a Teresa Edwards, Teresa Weatherspoon y Rebecca Lobo… Otra que prepara las maletas es Katie Douglas, que regresa a la Liga Femenina… La alero de Indiana lo celebró con 15 puntos y una victoria sobre Seattle Storm… A pesar de eso anda lejos de las mejores en la carrera por el MVP… Lauren Jackson, Cappie Pondexter y Diana Taruasi copan los primeros puestos de una lista con pocas caras nuevas… Apenas Angel McCoughtry y Tina Charles logran sacar la cabeza…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 22 de junio del 2010.

dimarts, 15 de juny de 2010

La cara ordinaria de Los Angeles


Las guías turísticas presentan a Los Angeles como la meca del entretenimiento. Será que las escribieron todas viendo a los Lakers y no a las Sparks.

Kristin Bernert dimitió la semana pasada porque había perdido la pasión por su trabajo. Tras perder seis de los siete primeros partidos de la temporada, la presidenta de Los Angeles Sparks anunció su renuncia a un cargo al que llegó apenas hace un par de años para relanzar la franquicia. Aburrida y abatida dijo basta.

Pese al triunfo ante Phoenix Mercury, con canasta de Candace Parker a falta de tres segundos para la bocina, no ha empezado bien la temporada el equipo angelino. Las optimistas previsiones de todos los especialistas han pesado demasiado en la mochila de un equipo poco acostumbrado a vivir sin Lisa Leslie.

Los habituales del Staples Center se han dado cuenta que no todo es glamour en Los Angeles, donde a las Sparks les cuesta mucho más trabajo que a los Lakers ganar sus partidos. Es la otra cara, la ordinaria, de una ciudad acostumbrada a proporcionar entretenimiento de primera calidad.

La contratación de Jennifer Gillom (una ex pívot) para ocupar el puesto de Michael Cooper (un ex escolta) en el banquillo fue interpretada por los analistas como una declaración de intenciones de hacia qué área iban a decantar más el juego las Sparks. DeLisha Milton-Jones, Tina Thompson y, sobre todo, Candace Parker debían llevar las riendas de un conjunto que, tras llegar hasta la final de la Conferencia Oeste, apenas realizó un par de ajustes (Ticha Penicheiro y Andrea Riley) para esta campaña.

“Cuando el equipo corre, me siento bien como entrenadora y pienso que, pese a las adversidades, nunca nos rendiremos, pero hay veces que los rivales consiguen frenar nuestra salida de balón y eso nos crea dificultades”, reconoce Jennifer Gillom.

La mayoría de ataques buscan a Candace Parker como primera opción. “Todavía estoy adaptándome a los nuevos sistemas”, reconoce la jugadora. “Es de las que se queda tras los entrenamientos a mejorar su tiro y esa capacidad de trabajo será básica para que progrese todavía más”, aplaude la entrenadora. Parker está promediando 22,6 puntos, casi seis tantos más que la media de su carrera. Eso sí, anda más desprotegida que nunca.

Después de visitar el pasado domingo a Minnesota Lynx, las Sparks viajan este viernes a la cancha de Connecticut Sun, donde disputarán uno de los seis partidos como visitantes que deberán jugar de un total de ocho encuentros. Al concluir esa gira, a mediados de julio, será un buen momento para calibrar el estado real de un equipo que la temporada pasada también arrancó con problemas y luego se supo rehacer.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

Un total de 6.026 espectadores se dieron cita en el Home Depot Center para ver el segundo partido de la WNBA al aire libre… ¿Se atreverán aquí en España a copiar la idea?... No sólo en la NBA se emborrachan los jugadores… Alexis Hornbuckle (Tulsa Shock) fue sancionada con dos partidos por conducir, digamos, un poco perjudicada por el alcohol… Tampoco llegan buenas noticias de Minneapolis, donde desde que Angela Taylor se marchó a Washington las Lynx no levantan cabeza… Pocas jugadoras de Minnesota habrá en el All Star de Mohegan Sun para el cual el lunes se cierran las votaciones…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 15 de junio del 2010.

dimarts, 8 de juny de 2010

McCoughtry, un ángel para las Dream


Todo sueño que se precie necesita un ángel que proteja a sus protagonistas, un ser que custodie su legado. Pues bien, Atlanta Dream ya tiene al suyo; Angel McCoughtry.

Ocurrió en el All Star de la Euroliga Femenina que se celebró en Gdynia y la jugada dejó tan atónitas a sus compañeras como a sus rivales. Angel McCoughtry saltó en busca del aro y, todavía en el aire, dio un giro de 360º para finalizar dejando una bandeja sin oposición… que acabó no convirtiéndose en basket.

“Es algo que practico en cada entrenamiento, pero supongo que ese día me puse un poco más nerviosa”, reconoce McCoughtry, que todavía pasa vergüenza al recordarlo. Minutos más tarde, durante un tiempo muerto, trató de desquitarse haciendo una exhibición de mates (con una pelota más pequeña) junto a Candice Dupree. Una vez más, no tuvo suerte.

Así de persistente es, en cambio, Angel McCoughtry, la ‘rookie’ del 2009 sobre la que Atlanta Dream está construyendo su futuro. Se trata de una jugadora con un potencial tremendo, sin miedo al error, a quien Marynell Meadors ha tardado poco en darle los galones que se merece. “Antes ella no sabía qué esperábamos de su juego, pero ahora tiene más experiencia. Se va a convertir en una jugadora realmente importante para esta competición”, reconoce la entrenadora, que ha sabido vestirle un equipo a su medida.

Shalee Lehning dirige con oficio, Iziane Castro todavía es una amenaza de garantías y Sancho Lyttle y Erika de Souza construyen un juego interior solvente, de manera que a McCoughtry sólo le queda aprovechar sus elegantes 185 centímetros para buscar una y otra vez el camino más sencillo hacia el aro rival. No le va mal. En lo personal, lidera la clasificación de anotadoras de la WNBA (22,9 tantos de media) y ha sido escogida como MVP del primer mes de competición. En lo global, las Dream no perdieron su primer partido hasta la séptima jornada.

Ni siquiera la incómoda situación de Chamique Holdsclaw, traspasada al fin a San Antonio Silver Stars, ha enturbiado el ambiente de un equipo que no parece dispuesto a aceptar el rol que todos los analistas pronosticaron.

Los inicios de la franquicia de Atlanta no fueron sencillos. El equipo, propiedad de un magnate del negocio inmobiliario, se vio obligado en sus dos primeros años de vida a alternar casi todas las pistas del estado de Georgia para realizar sus entrenamientos. Apenas pisaba el Phillips Arena para disputar los partidos, con la incomodidad que eso acarrea. Apenas cuatro victorias en el 2008 le acarrearon no pocas críticas.

Poco a poco la franquicia ha solucionado estos temas logísticos y ahora, ya con los resultados a su favor, trata de buscarse el cariño del público. El viernes los niños tenían entrada gratis para ver a Chicago y lo mismo sucederá el domingo con San Antonio como rival.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

A Cappie Pondexter ya la comparan con Lebron James… Y uno no sabe si eso quiere decir que es muy buena o que las Liberty no ganarán ni un anillo… Imaginación le pusieron las Sparks a la imposibilidad de utilizar el sábado el Staples Center, donde se disputó el segundo partido de las finales de la NBA… Lo anunciaron como “baloncesto bajo las estrellas” y se fueron a las pistas de tenis del Home Depot Center… Por cierto, ¿con quién va Candace Parker?... Unos dicen que con el equipo de su ciudad y otros que con el de su marido Shelden Williams... La próxima semana Carme Lluveras viaja de nuevo rumbo a Washington, donde ejercerá una vez más de entrenadora invitada…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 8 de junio del 2010.

dijous, 3 de juny de 2010

Padrenuestro


En el fútbol nuestro hay gente que tiene un salva para quedar indemne de cualquier crítica. Santificado parece estar su nombre y su voluntad se hace tanto en la tierra como en el cielo. Será, intuyo, porque más de uno recibe de ellos el pan de cada día. Ese papel de padre redentor es interpretado por un cargo diferente en cada auca, según sean los usos de la zona.

El Real Madrid, en su camino permanente hacia la excelencia futbolística, tritura entrenadores a una velocidad que asusta. Ninguno sirve para el mesiánico proyecto de Florentino Pérez, que sale impoluto de cualquier salpicadura. A la que amenaza lluvia, Jorge Valdano ejerce de paraguas. La multitarea va en el sueldo. En Barcelona, en cambio, quién nació tocado por la barita mágica es el entrenador. Los consejos de Pep Guardiola a la hora de fichar futbolistas parecen escritos por el enemigo, pero eso no importa y por aquellas latitudes quien se lleva todos los palos es el presidente.

Cuestión de costumbres. Las apuestas estratégicas del Villarreal CF tampoco suelen ser recibidas con contestación ninguna. Suscribo (y aplaudo) la mayoría de ellas, especialmente ésa que ha convertido la Ciutat Esportiva en un granero del que proveerse de futbolistas jóvenes hasta que amaine el temporal económico y se pueda volver a recolectar con normalidad.

El caso es que la obsesión por competir en Europa no me convence tanto. Seguramente es un trauma que me persigue desde hace años porque ya fui de los que no entendió aquello de la Intertoto, aunque los resultados (sobre todo económicos) le dieran la razón al club. Me parecía un intento, legal eso sí, de colarse en una fiesta sin invitación y lo mismo siento ahora, cuando se trata de confiscarle la licencia europea al Real Mallorca.

De niños, llamábamos a todas las puertas con timbre. Eso mismo hace ahora el club, aunque acompañado del mejor especialista en derecho deportivo de Ruiz Huerta y Crespo Abogados. Nosotros salíamos corriendo. Ellos, en cambio, buscan demostrar, artículo 33 en mano, que el Mallorca de la Ley Concursal no puede competir en la UEFA Euroa Legue. Tienen razón, pero a mí no me convencen.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 3 de junio del 2010.

dimarts, 1 de juny de 2010

Seattle ya presume de trinchera


No es ningún secreto que las jugadoras que aterrizan en Seattle tardan semanas en aprender los sistemas defensivos de Brian Agler. Algunas, incluso meses.

Sólo ahora que Seattle Storm ha empezado la temporada con un 4-1, el mundo del baloncesto ha girado la vista hacia el banquillo que ocupa Brian Agler. Los métodos del técnico, conocido por sus elaboradas tácticas defensivas, empiezan a surgir efecto y la franquicia ya se ha impuesto a Sparks, Lynx, Mercury y Mystics en un inicio de campaña muy por encima de las expectativas generadas tras perder a Janell Burse, Shannon Johnson y Katie Gearlds. De momento, sólo una derrota en la pista de Chicago Sky.

Durante el invierno, Agler divide su agenda en dos prioridades; la NCAA y la Euroliga Femenina. En ambos viveros busca jugadoras con buenos hábitos defensivos, capaces de asimilar cuanto antes mejor sus arriesgadas tácticas.

De la liga universitaria ha rescatado esta vez a Alison Lacey. “Debo reconocer que en cuatro años no he practicado nunca en Iowa State este tipo de defensas a media pista”, asegura la base ‘rookie’. Aunque ella no lo sepa todavía, ha sido escogida porque logrará asimilar este tipo de defensas mucho antes que sus compañeras de promoción. “No digo que mis jugadoras sean mejores, simplemente son diferentes”, explica Brian Agler.

De Europa se ha traído a Svetlana Abrosimova, Tijana Krivacevic y Jana Veselá. De la jugadora de Ciudad Ros Casares, Agler tiene claras sus virtudes: “Estoy muy impresionado por su versatilidad ya que puede jugar de tres, de cuatro e incluso de cinco Tiene una actitud defensiva muy buena y además sabe rebotear”.

Al igual que Eric Musselman, Brian Agler es fan de las teorías de Dick DeVenzio, un ex jugador ya fallecido que publicó muchos libros de táctica defensiva. La clave, dejó escrito, está en mecanizar las reacciones hasta mecanizarlas. “Todo depende de cada persona. Hay jugadoras que lo pillan enseguida y otras que tardan años en adoptar buenos hábitos”, resume el técnico de Seattle Storm en una entrevista al ‘Swish appeal’.

Como toda buena defensa, la de Seattle pretende cambiar la manera de atacar de sus rivales hasta conseguir que la jugadora se sienta extraña con la pelota en sus manos. Aprender como conseguirlo no es sencillo ya que los entrenamientos están llenos de detalles y, sobre todo, de ejercicios repetitivos que buscan mecanizar las respuestas para lograr que el cuerpo se mueva antes incluso de que su cerebro se lo ordene.

La defensa es básica para Seattle Storm, que esta semana visita a Atlanta, Los Angeles (en un partido que se disputará en el Home Depot Center de tenis) y Phoenix, pero tampoco conviene olvidar que el equipo no es manco en ataque. Si no, que se lo pregunten a Sue Bird, Swin Cash y una rejuvenecida Lauren Jackson.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Vale que Mike Thibault recomendó escoger en el draft a Magic Johnson y a Michael Jordan en su etapa como ‘scouter’ NBA… Pero el ahora técnico de Connecticut Sun es nefasto escogiendo corbatas... Hablando del draft, ya tenemos el robo de este año… Se llama Natasha Lacy, fue el número 28 y es la única alegría de Tulsa Shock… La Liga Femenina conocía de sobra las habilidades ofensivas de Shay Murphy… Seis años y cuatro franquicias después las han descubierto también en la WNBA…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 1 de junio del 2010.