dimecres, 10 de juny de 2009

El orgullo del campeón herido



Dicen que es el año de Los Angeles y en Estados Unidos todos apuestan por el título de los Lakers (NBA) y las Sparks (WNBA). ¿Todos? Menos Detroit Shock.

Detroit Shock ganó el anillo del 2008 y, en cambio, apenas un 16,7% de los generals managers de la WNBA apuestan porque sean capaces de revalidar el título. Las previsiones sitúan a Los Angeles Sparks (41,6% de pronósticos) como grandes favoritos. No importa, al inicio del verano pasado nadie les situaba entre las cinco franquicias aspirantes y acabaron barriendo en la final a San Antonio Silver Stars (3-0).

Bill Laimbeer continúa al frente de un equipo que sabe combinar veteranía (Katie Smith y Taj McWilliams disputan su undécima temporada) con juventud. Su principal virtud es la defensa y ésa es una medalla que hay que colgarle al ex jugador de los Pistons, que ha sabido trasladar la cultura del esfuerzo vivida con los ‘Bad Boys’. Primero se defiende y luego se ataca o, mejor todavía, se empieza a atacar desde la defensa.

El equipo de Detroit recupera a Cheryl Ford, que se perdió la recta final del último campeonato por culpa de una lesión de rodilla, para completar un juego interior demoledor junto a Taj McWilliams, Kara Braxton y Plenette Pierson. Por fuera, Katie Smith (MVP de la final) y Deanna Nolan estarán menos solas que nunca ya que el conjunto cuenta ahora con tres exteriores interesantes: Alexis Hornbuckle, Shavonte Zellous y Kristin Haynie.

La capacidad atlética del equipo es, sin duda, lo que marca las diferencias en un conjunto que, además, se puede aprovechar una vez más de la endeblez de la Conferencia Este para asegurarse un camino más asequible hacia el anillo que sus teóricos rivales: Los Angeles Sparks, San Antonio Silver Stars y Phoenix Mercury

"Cualquier equipo puede ganar cualquier partido y cada franquicia piensa que tiene opciones de llegar a los playoffs. Creo que si preguntas a cada conjunto, todo el mundo se siente capaz y eso es muy peligroso para un equipo como el nuestro, que llega de ser campeón", opina Bill Laimbeer.

Con el del año pasado, Detroit Shock suma tres anillos. Los dos anteriores fueron en las campañas 2003 y 2006. El reto es revalidar el título por primera vez en su historia, emulando a Houston Comets (franquicia ya desaparecida) o a Los Angeles Sparks, equipo contra el que se midieron este fin de semana en el primer partido de la temporada.

Mark Bodenrader, analista de la WNBA, lo tiene claro. “Cualquier otro equipo tendría problemas para gestionar una plantilla con un montón de jugadoras que ya han conseguido tantos éxitos, pero las Shock no son las típicas campeonas”, advierte.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Lo que la NBA no se ha atrevido a hacer nunca lo prueba ahora la WNBA: publicidad en las camisetas… De momento las pioneras son las Phoenix Mercury de Diana Taurasi, que ya lucen el anagrama de Life Lock, una empresa de protección de datos… Casualmente el experimento se ha hecho en el equipo que vende más camisetas de la WNBA… Los siguientes en animarse serán los de la NFL… ¿Quién ganaría un partido entre los Lakers y las Sparks? De momento, Chicago Sky superó por 102-55 al E-League All Stars… Don Zierden deja las Lynx a una semana de iniciarse el campeonato y regresa a la NBA para ser ayudante de Flip Saunders por tercera vez… Su banquillo lo ocupará en Minnesota Jennifer Guillom…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 9 de junio del 2009.