dijous, 29 d’octubre de 2009

De charlas y otros deportes


El mal arranque liguero del Villarreal CF ha provocado alguna que otra carcajada en Valencia, donde la “germanor” dejó de ser algo divertido cuando la jerarquía futbolística empezó a ser discutida. Sólo hay que repasar la prensa de la capital del Túria para detectar las hostilidades. Ahora ambos clubes se miran con recelo e incluso la mayoría de sus hinchas desean que al otro no le vaya del todo bien.

A veces, lo que el fútbol no puede unir, lo hacen otros deportes; como el baloncesto. El presidente del Villarreal CF; Fernando Roig, y el del Valencia CF, Manuel Llorente, coincidieron el martes comiendo canapés en la zona VIP del Pabellón Fuente de San Luis, donde se disputaba un encuentro cualquiera de la Eurocup.

Quizás por eso, para encontrar las claves de un deporte en otro, acudí hace un par de días al Centre Social Sant Isidre de Castelló, donde Vicente Collado daba una charla sobre “Motivación, liderazgo y gestión de equipos”. El entrenador de baloncesto, que también es ingeniero de telecomunicaciones, explicó las sinergias que se producen entre el mundo del deporte y la empresa. Hay comportamientos válidos en los dos ámbitos.

Contó el técnico varias anécdotas divertidas, pero una de ellas fue especialmente aplaudida. Es la que recuerda el ritual que Joan Creus, ahora secretario técnico del Regal Barça, seguía en sus tiempos como jugador en Manresa a la hora de prepararse la mochila ante los juveniles de su equipo. Ponía la camiseta, los pantalones y, clonando el gesto con las manos vacías, un poco de ilusión.

Es algo básico para cualquier deportista, pero nunca está de más recordarlo, advirtió Collado el martes. Puede ser un superior (el entrenador), un igual (otro jugador) o uno mismo, pero es importante que nunca se deje a un lado la ilusión cuando se debe competir. Si no, ocurre como le pasó al Real Madrid en Alcorcón, buen aviso para la visita esta noche del Villarreal CF a Puertollano.

Las alarmas están encendidas, aunque a veces eso no es suficiente. “Es un partido de esos en los que todo el mundo intentamos mentalizarnos de que no hay enemigo fácil y luego las sorpresas se siguen produciendo año tras año. La eliminación del año pasado fue muy dolorosa y estamos avisados”, repite una y otra vez Ernesto Valverde, mientras los aficionados rezan para que a los jugadores les haya quedado claro. Bastante sufrimiento acarrea la Liga BBVA como para que la Copa del Rey también se convierta en un suplicio.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 29 de octubre del 2009.