dimarts, 8 de juny de 2010

McCoughtry, un ángel para las Dream


Todo sueño que se precie necesita un ángel que proteja a sus protagonistas, un ser que custodie su legado. Pues bien, Atlanta Dream ya tiene al suyo; Angel McCoughtry.

Ocurrió en el All Star de la Euroliga Femenina que se celebró en Gdynia y la jugada dejó tan atónitas a sus compañeras como a sus rivales. Angel McCoughtry saltó en busca del aro y, todavía en el aire, dio un giro de 360º para finalizar dejando una bandeja sin oposición… que acabó no convirtiéndose en basket.

“Es algo que practico en cada entrenamiento, pero supongo que ese día me puse un poco más nerviosa”, reconoce McCoughtry, que todavía pasa vergüenza al recordarlo. Minutos más tarde, durante un tiempo muerto, trató de desquitarse haciendo una exhibición de mates (con una pelota más pequeña) junto a Candice Dupree. Una vez más, no tuvo suerte.

Así de persistente es, en cambio, Angel McCoughtry, la ‘rookie’ del 2009 sobre la que Atlanta Dream está construyendo su futuro. Se trata de una jugadora con un potencial tremendo, sin miedo al error, a quien Marynell Meadors ha tardado poco en darle los galones que se merece. “Antes ella no sabía qué esperábamos de su juego, pero ahora tiene más experiencia. Se va a convertir en una jugadora realmente importante para esta competición”, reconoce la entrenadora, que ha sabido vestirle un equipo a su medida.

Shalee Lehning dirige con oficio, Iziane Castro todavía es una amenaza de garantías y Sancho Lyttle y Erika de Souza construyen un juego interior solvente, de manera que a McCoughtry sólo le queda aprovechar sus elegantes 185 centímetros para buscar una y otra vez el camino más sencillo hacia el aro rival. No le va mal. En lo personal, lidera la clasificación de anotadoras de la WNBA (22,9 tantos de media) y ha sido escogida como MVP del primer mes de competición. En lo global, las Dream no perdieron su primer partido hasta la séptima jornada.

Ni siquiera la incómoda situación de Chamique Holdsclaw, traspasada al fin a San Antonio Silver Stars, ha enturbiado el ambiente de un equipo que no parece dispuesto a aceptar el rol que todos los analistas pronosticaron.

Los inicios de la franquicia de Atlanta no fueron sencillos. El equipo, propiedad de un magnate del negocio inmobiliario, se vio obligado en sus dos primeros años de vida a alternar casi todas las pistas del estado de Georgia para realizar sus entrenamientos. Apenas pisaba el Phillips Arena para disputar los partidos, con la incomodidad que eso acarrea. Apenas cuatro victorias en el 2008 le acarrearon no pocas críticas.

Poco a poco la franquicia ha solucionado estos temas logísticos y ahora, ya con los resultados a su favor, trata de buscarse el cariño del público. El viernes los niños tenían entrada gratis para ver a Chicago y lo mismo sucederá el domingo con San Antonio como rival.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

A Cappie Pondexter ya la comparan con Lebron James… Y uno no sabe si eso quiere decir que es muy buena o que las Liberty no ganarán ni un anillo… Imaginación le pusieron las Sparks a la imposibilidad de utilizar el sábado el Staples Center, donde se disputó el segundo partido de las finales de la NBA… Lo anunciaron como “baloncesto bajo las estrellas” y se fueron a las pistas de tenis del Home Depot Center… Por cierto, ¿con quién va Candace Parker?... Unos dicen que con el equipo de su ciudad y otros que con el de su marido Shelden Williams... La próxima semana Carme Lluveras viaja de nuevo rumbo a Washington, donde ejercerá una vez más de entrenadora invitada…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 8 de junio del 2010.