dimarts, 18 de maig de 2010

Taurasi ya no es como Jordan


Empezó jugando como los hombres y mejoró hasta hacerlo como Michael Jordan. ¿Alguien se atreve a buscar una comparación para el juego que exhibirá este verano en la WNBA?

Cuando Diana Taurasi estudiaba en UConn, la gente solía exclamar tras verla competir: “Juega como un hombre”. Con los años la comparación se quedó corta y su juego con Phoenix Mercury causó impacto en la WNBA: “Juega como Michael Jordan”, manifestaron entonces. ¿Qué será lo próximo que digan de ella?

El espíritu competitivo de Diana Taurasi es voraz y necesita de gestas cada vez mayores. Tras ganar la WNBA con las Mercury, la mejor jugadora del mundo se enfrenta ahora al reto de revalidar el anillo con más dificultades que nunca: la baja de Cappie Pondexter (ahora en New York), un calendario con cinco de los últimos seis partidos “on the road” y unos rivales más reforzados que nunca.

“Hay que jugar sin miedo”, repite una y otra vez Taurasi, dispuesta a conducir a su franquicia al título por tercera vez en cuatro años. El único refuerzo de renombre es Candice Dupree, pero poco parece importarle a la gran estrella del baloncesto femenino, ansiosa por comprobar si los cálculos de Corey Gaines son ciertos y el equipo dispondrá de más lanzamientos por partido. El técnico quiere darle una vuelta más al descarado estilo de juego del equipo y, para ello, pondrá el acento en la defensa y en el rebote.

La duda es si el poco ortodoxo sistema de las Mercury, basado en atravesar la pista cuanto antes y lanzar lo más pronto posible, habrá evolucionado tanto como las defensas rivales, cuyos entrenadores ya no se verán sorprendidos ya que han tenido tiempo para plantear alternativas contundentes. El creciente papel de DeWanna Bonner puede ser uno de los nuevos recursos utilizados por Corey Gaines.

Las amenazas más creíbles llegan de Indiana Fever, New York Liberty, Los Angeles Sparks y, sobre todo, Connecticut Sunn. Mike Thibault se ha quedado sin Lindsay Whalen, pero ha sabido hacer buenas adquisiciones como Tina Charles, Renee Montgomery, Kara Lawson o DeMya Walker, estas dos últimas procedentes de las desaparecidas Monarchs. Según el técnico, si las lesiones les respetan y la defensa mejora, pueden aspirar al trono. La advertencia no huele a farol.

La temporada que arrancó en la madrugada del sábado al domingo será atípica, con apenas 12 franquicias compitiendo por el anillo. La reducción, en cambio, ha servido para mejorar la calidad de los equipos e igualarlos, dejando fuera de la WNBA a las profesionales menos interesantes. Pese a que la cantidad de puestos de trabajo para las jugadoras se ha reducido, el papel de las europeas crece exponencialmente, a imagen y semejanza de lo que ocurre en la NBA.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

Núria Martínez está viviendo, por fin, su particular sueño en Minnesota Lynx… Una de sus compañeras en Minneapolis será Rebekkah Brunson, un portento físico con quien también coincidirá en Valencia… Las predicciones de Mechelle Voepel son el oráculo de muchos al inicio de la temporada y este año la periodista de ESPN apuesta por Candace Parker (Sparks) y Cappie Pondexter (Liberty) como candidatas a destronar a Diana Taurasi (Mercury) como MVP… De momento no aparece en la lista la atleta Marion Jones, cuya aportación es uno de los grandes atractivos de Tulsa Shock…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 18 de mayo del 2010.