dissabte, 28 de febrer de 2009

Leer mañana lo de ayer


Hace unos años, cuando todavía era Jefe de Deportes de RNE, Chema Forte escribió un divertido libro en el que ponía al descubierto las interioridades del mundo del deporte y las pequeñas miserias de la información deportiva. Detrás de ‘La imbecilidad minuciosa’ se escondían no pocas anécdotas de sus casi 30 años en la profesión. La mejor parte, también la más crítica, era una en la que recopilaba los disparates que, todavía hoy, se pueden escuchar a través de la radio.

El sábado pasado asistí en Madrid a una charla suya en la que el periodista demostró que sigue siendo un exigente oyente de la radio actual, de la que retrató sus defectos y sus virtudes. Predicó, seguramente en el desierto, por unas retransmisiones con ritmo, algo que muchos locutores confunden con gritar desde que el portero arranca la jugada pasándole la pelota al lateral.

Acabó su charla rescatando algunos gazapos de la radio deportiva. En uno, muy aplaudido por los asistentes, Juan Manuel Gozalo explicaba que el Valencia no tenía jugadores capaces de marcar con la cabeza. Se pasó el periodista cántabro no poco tiempo argumentando su teoría, cuando fue interrumpido por el locutor que narraba el partido para cantar un gol de John Carew… de cabeza.

Adelantar acontecimientos no es nada sencillo, menos todavía en el mundo del fútbol. Son pocos, como nos demuestra la Quiniela cada semana, quienes son capaces de anticiparse con éxito a aquello que va a ocurrir. Más allá de acertar un resultado, sí hay quien intuye por dónde vendrán los tiros; cuáles serán las claves.

Es por ello que ayer le robé unas tijeras a mi madre para recortar el artículo de Pilar Olaya en el que Paquito analizaba las virtudes y los defectos del próximo rival del Villarreal CF (“Los secretos del Panathinaikos”). Acostumbro a dedicar horas muertas a releer periódicos pasados por simple curiosidad. Anoto, por ejemplo, los fichajes que presuntamente hace el Real Madrid y, una vez finalizado el verano, compruebo cuantos de ellos son ciertos.

Mañana le pondré más empeño y, una vez finalizado el partido, repasaré el artículo con mayor curiosidad que otras veces. Prometo contárselo la próxima semana. Será el jueves, día habitual de esta columna que hoy ocupa el espacio que normalmente usa Alexis Rubert.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 24 de febrero del 2009.