diumenge, 16 d’agost de 2009

Indiana Fever busca estrenarse


Nunca antes había logrado Indiana Fever tantas victorias en los primeros 20 partidos de la WNBA. La racha es especialmente llamativa en casa y ha provocado que la mayoría de analistas estadounidenses empiecen a considerar al conjunto como un serio aspirante al anillo. Más todavía viendo el discreto arranque de favoritos como Detroit Shock y Los Angeles Sparks. Indiana Fever se siente fuerte para luchar por el título y estrenar el palmarés de una franquicia que ni siquiera ha llegado nunca a las finales de la WNBA.

Ni la precipitada despedida de Yolanda Griffith, que se ha visto obligada a retirarse por culpa de una lesión, parece empañar una trayectoria sin precedentes en la historia de la franquicia, que este verano cumple diez años de vida.

Katie Douglas y Tamika Catchings lideran ofensivamente a un equipo que empezó a hacerse fuerte en el Conseco Fieldhouse, donde este sábado podría sumar su duodécimo triunfo consecutivo. Sólo Minnesota Lynx ha sido capaz esta temporada de salir de Indiana con una victoria. Fue, además, una derrota dolorosa de las Fever (74-96). “Pensé que todavía estábamos en el avión”, dijo Lin Dunn. La entrenadora utilizó aquella noche como revulsivo y el equipo se dio por aludido. Desde entonces, 11-0.

Dunn, que dirigió a la Conferencia Este en el All Star, es una de las claves para entender la trayectoria de Indiana Fever. “En el momento que supe que Lin aceptaba el reto de liderar el equipo, me quedé tranquila”, reconoce Kelly Krauskopf, general manager de la franquicia. “Era importante tener a alguien con mucha experiencia en el banquillo, que conociera qué hace falta para ganar partidos en la WNBA. Es una líder nata, que además tiene un extraordinario dominio del juego”, explica.

Indiana Fever es un conjunto muy experimentado, donde apenas un par de jugadoras jóvenes (la alero Shay Murphy y la base ‘rookie’ Briann January) tienen protagonismo en las rotaciones. El resto, caras conocidas de la competición que saben cómo darle la vuelta a un partido complicado como el de la semana pasada ante Chicago Sky, que no tuvo buena pinta hasta el último cuarto.

“Una de las cosas de las que estamos hablando mucho es del banquillo. Desde el principio todas tienen claro qué deben aportar al equipo. Ésa será una de las claves que nos puede llevar a optar por el anillo”, revela Tamika Catchings, que en el All Star de Connecticut fue titular.

A su lado, Katie Douglas afina la mirilla desde el perímetro. “Al regresar hace un par de años a Indiana busqué la posibilidad de poder jugar cerca de mi familia y mis amigos. Era como un sueño para mí y aseguré que me esforzaría al máximo para contribuir a que el equipo mejorara”, recuerda Katie Douglas, que ahora puede presumir de los resultados.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Dos jugadoras españolas se han animado a probar la experiencia norteamericana, alternando los estudios con el baloncesto universitario de primer nivel… Leonor Rodríguez lo hará en Florida State y Vega Gimeno, en la Robert Morris de Philadelphia… La pasada temporada Detroit y New York disputaron la final de la Conferencia Este y, en cambio, esta campaña ambos andan fuera de puestos de playoffs… Tulsa, la segunda ciudad más grande del estado de Oklahoma, podría tener franquicia en la WNBA la próxima temporada…

Artículo publicado el 11 de agosto en Gigantes del Basket.