dimecres, 5 d’agost de 2009

El All Star retrasa el traspaso de poderes



El All Star del cambio no lo fue tanto. Sin Candice Wiggins ni, sobre todo, Candance Parker, la WNBA deberá esperar para certificar el traspaso de poderes.

La WNBA situó en Connecticut el lugar testimonial para ejemplificar el cambio generacional que tanto éxito le dio durante la campaña pasada. La extraordinaria camada de ‘rookies’ del 2008 debía tomar el timón de la competición en el All Star, pero al final el traspaso no fue tan evidente. Sólo Sylvia Fowles, que aportó 17 puntos y 5 rebotes a la Conferencia Este, tuvo la oportunidad de brillar en la pista.

Ni rastro hubo de Candice Wiggins ni, sobre todo, de Candance Parker, quien tras dar a luz todavía tardará en recuperar su nivel habitual. Además, el protagonismo de talentos como Cappie Pondexter o Nicky Anosike quedó muy difuminado en un Mohegan Sun Arena que reunió a 9.518 espectadores.

La Conferencia Oeste se impuso por 118-130 en un encuentro dominado por la vieja guardia. Swin Cash, que va camino de los 30 años, fue MVP del evento con 22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. “El mérito es de mis compañeras de equipo, no sólo por pasarme el balón sino porque en el último cuarto me animaron a regresar a la pista y mantener la agresividad”, reconoció la alero de Seattle Storm. Y es que su lado, jugadoras como Tina Thompson tuvieron un papel protagonista en el guión del encuentro. Nada parecía haber cambiado respecto a años anteriores.

Algunas estrellas de la Liga Femenina, eso sí, asomaron la cabeza por el All Star de la WNBA. Es el caso de Erika de Souza y Sancho Lyttle. De momento, son compañeras en Atlanta Dream. Dentro de unos meses serán rivales ya que una lucirá la camiseta de Ciudad Ros Casares y la otra, la del Perfumerías Avenida. De Souza aportó 12 puntos y 9 rebotes anotando en 15 minutos todos los lanzamientos que intentó; cinco de dos puntos y dos tiros libres. Lyttle sumó 6 puntos y 8 rebotes en 12 minutos.

“Jugar el All Star ha significado la realización de un sueño que parecía estar muy lejano. Llegar a la WNBA ya es algo muy difícil. Además, este año estoy consiguiendo tener un espacio importante dentro del equipo jugando muchos minutos y eso me hace pensar que estoy en el camino correcto. Tengo que seguir esa línea para llegar aún más lejos. Por todo ello estoy muy contenta y muy feliz de poder haber tenido un desafío más. Es una conquista más en mi carrera profesional”, opina Erika de Souza.

La fiesta, que fue retransmitida en directo para Estados Unidos por la cadena ABC, tuvo una previa interesante y divertida con Becky Hammon reinando en el Concurso de Triples y el trío formado por Cappie Pondexter, Charde Houston y Sophia Young sorprendiendo en el de Habilidades.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Anna Montañana se convirtió la semana pasada en la novena española en jugar en la WNBA… En su debut con las Lynx aportó 2 puntos y 2 rebotes en 15 minutos… La racha de KT Douglas y su Indiana empieza a causar respeto… Ya son diez victorias seguidas en el Conseco Fieldhouse… De seguir así, el año que viene por estas fechas las Fever serán recibidas por Barack Obama, como las Detroit Shock…

Artículo publicado el 4 de agosto en Gigantes del Basket.