dimecres, 19 d’agost de 2009

Chicago, a dinamitar los pronósticos


En la pintura de la WNBA, no hay una pareja interior mejor. Ahora, Sylvia Fowles y Candice Dupree sueñan con dinamitar los pronósticos y llevar a Chicago Sky a los playoffs.

Houston vivió sus mejores momentos en la NBA a la sombra de las Torres Gemelas y algo parecido pretenden construir ahora en Chicago con Sylvia Fowles y Candice Dupree. Buena parte de las aspiraciones de meterse en playoffs de las Sky pasan por la aportación de estas dos jugadoras interiores.

El impacto de Sylvia Fowles en la competición quedó el año pasado un tanto difuminado por la irrupción de Candace Parker, pero pocas dudas rodean ahora al rendimiento de la pívot de LSU, que ya promedia 11,3 puntos y 8,6 rebotes. Como quedó demostrado en el All Star de Connecticut, ni siquiera las estrellas interiores de la WNBA pueden limitar su devastadora influencia.

A su lado, Candice Dupree ha sabido aprovechar la oportunidad y suma 15,1 tantos y 7,2 rebotes. “Cuando Sylvia Fowles postea, las demás jugadoras tenemos un poco más espacio para atacar. Si la defensa le hace un dos contra uno, yo puedo esperar fuera”, confiesa la ala-pívot, que ha dedicado horas y horas a mejorar su lanzamiento exterior. Según Mechelle Voepel, analista de ESPN, Dupree apenas anotó 1/17 tiros lejanos en sus tres primeras temporadas en la WNBA. En esta campaña, en cambio, ha convertido 18/42, un 43%.

De momento, la apuesta le está saliendo bien a Steven Key. El entrenador, que compagina su cargo con el de general manager, ha sabido arropar a la joven pareja con un perímetro consagrado donde destacan Jia Perkins y Dominique Canty. “Con Sylvia Fowles y Candice Dupree en la zona, todo es más fácil porque las defensas se cierran sobre ellas. Nuestro trabajo es más sencillo”, reconoce Perkins.

Desde que Key se hizo cargo de la franquicia, la defensa es una de las señas de identidad del equipo. La otra es el reparto de minutos, algo imprescindible para mantener el ritmo de exigencia que el técnico pretende implantar. Su rotación es de 11 jugadoras, algo poco habitual en la WNBA.

A pocas semanas para el inicio de los playoffs, Chicago Sky ha buscado el salto de calidad definitivo con la adquisición de Tamera Young. La operación es arriesgada ya que se ha visto obligado a desprenderse de Armintie Price, la que fuera ‘rookie’ del año en la WNBA. “Es un paso enorme para nosotros. Es obvio que hemos estado luchando mucho bajo canasta y el rebote lejano no era nuestra mejor virtud. Creo que Tamera nos puede ayudar mucho en esa faceta”, argumenta Key.

El único borrón de Chicago Sky aparece lejos del UIC Pavilion, donde sólo han ganado 3 de sus primeros 13 partidos ‘on road’. En la lucha que mantiene con Connecticut, Atlanta, Washington o Detroit por seguir la estela de Indiana en la Conferencia Este, deberá mejorar sus prestaciones como visitante. Si lo consigue, puede dinamitar muchas predicciones.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Ya va siendo hora de que los equipos de la WNBA aprenden a defender la arriesgada táctica de Phoenix Mercury tras tiro libre… Con ella, Cappie Pondexter y Diana Taurasi ya luchan por el MVP… Sus dos principales rivales por esta distinción personal también son compañeras de equipo; Tamika Catchings y Katie Douglas... En Atlanta se han movilizado para aprovechar el tirón de Erika de Souza entre los brasileños… La Noche Latina ante Seattle fue el primer paso…

Artículo publicado el 18 de agosto en Gigantes del Basket.