dimecres, 22 de juliol de 2009

Connecticut 2009: El All Star del cambio


Por una vez, todo el mundo quiere estar en Connecticut, donde este sábado se celebra un All Star de la WNBA plagado de jugadoras jóvenes.

Pese a que la estructura de las Sun es una de las mejores de la WNBA, pocas jugadoras consagradas quieren ir a Connecticut. El tercer estado más pequeño del país, situado en plena región montañosa del noreste, no destaca por sus tiendas ni por su oferta de ocio. Ni siquiera la presencia de Mike Thibault en el banquillo sirve de cebo para una franquicia que suele apostar por un perfil de profesionales poco egoístas, acostumbradas al trabajo en equipo.

Este sábado, en cambio, la elite del baloncesto femenino estará en el Mohegan Sun Arena, donde se disputará el All Star de la WNBA. La ciudad repite en la organización de un evento que ya albergó hace cuatro años, cuando el Oeste se impuso al Este por un contundente 122-99. De hecho, esa conferencia llegó a dominar seis de los primeros ocho partidos de las estrellas. Ahora, en cambio, la batalla se presenta más igualada.

Lin Dunn, entrenadora de Indiana Fever, defenderá los intereses del Este con un cinco inicial formado por Alana Beard (Washington Mystics), Katie Douglas y Tamika Catchings (Indiana Fever), Candice Dupree y Sylvia Fowles (Chicago Sky). Catchings, seis veces All Star, ha sido la jugadora más votada por los aficionados con casi 100.00 votos.

Enfrente, Dan Hughes, técnico de San Antonio Silver Stars, tratará de plantar cara con Becky Hammon (San Antonio Silver Stars), Sue Bird, Swin Cash y Lauren Jackson (Seattle Storm) y Lisa Leslie (Los Angeles Sparks). Jackson, que estaba promediando 18,9 puntos y 6,7 rebotes, será duda hasta el último momento por culpa de unas dolorosas molestias en el tendón de Aquiles. Si finalmente puede estar, Seattle Storm hará historia al colocar a tres jugadoras en el cinco inicial de la Conferencia Oeste.

La fiesta se abrirá el viernes con un clínic y los habituales actos benéficos. El sábado llegará el turno del partido, que será precedido por un concurso de habilidades y otro de triples.

Lo cierto es que el All Star, que la temporada pasada no se pudo disputar por culpa de los Juegos Olímpicos, ha generado más expectación que en anteriores ocasiones. La nueva camada de jugadoras jóvenes, muy presente en el evento, sirve de reclamo perfecto para un mercado con un potencial de crecimiento todavía por explorar. Sólo Sylvia Fowles se ha colado entre las titulares, pero muchas más aparecen entre las reservas, que fueron anunciadas el lunes.

Las únicas críticas dirigidas a la WNBA han llegado por culpa del calendario, que obligará a seis equipos a jugar partidos hasta el jueves, la víspera del All Star. El resto, elogios para un evento que ha despertado más interés mediático que sus predecesores.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO
Phoenix Mercury ha suspendido a Diana Taurasi durante dos partidos por conducir ebria… Tras perder los dos primeros partidos, Indiana Fever ha encadenado una racha de 10 triunfos consecutivos… La clave: Katie Douglas y Tamika Catchings… Peor le van las cosas a Sacramento Monarchs, que han destituido a Jenny Boucek tras arrancar con una racha de 3-10… Otra franquicia con problemas, Detroit Shock, ha reforzado su perímetro con la veterana Anna de Forge

Artículo publicado el 21 de julio en Gigantes del Basket.