dimarts, 10 d’agost de 2010

Tina Charles, dominar sin apodo



No hay discusión. Tina Charles será la rookie del año en la WNBA. Es fuerte como una roca, dicen de ella. Aquí descubriás por qué.

Pasarán muchos años hasta que una elección de rookies pueda resistir la comparación con el draft del 2008, pero la camada de este año deja apuntes interesantes, sobre todo por la presencia de Tina Charles. La jugadora de Connecticut Sun lleva cinco años jugando al máximo nivel, primero en la NCAA y ahora en la WNBA.

La pívot, que promedia 15,3 puntos y 12,1 puntos en su año como debutante, apenas se ha perdido partidos en las últimas temporadas. El periodista Ben York asegura que su fortaleza física tiene que ver con la mental, su origen. Charles, que ha vivido varias situaciones terribles relacionadas con el cáncer en su familia, se ha endurezido hasta hacerse prácticamente infranqueable.

“He tenido un montón de experiencias con el cáncer de mama. En mi familia mi tía, mi abuela y mi bisabuela tuvieron que combatir esta enfermedad”, dice Charles. “Yo era muy joven cuando ellas tuvieron que luchar contra la quimioterapia y ese tipo de cosas, pero entendí el sentido de cómo de extrema era su lucha”, apunta.

Lo más importante es que estas vivencias han incitado a Tina Charles a apreciar, todavía más, la vida y a permanecer positiva ante cualquier adversidad. “Es más fácil decirlo que hacerlo, pero nunca hay que perder la fe y venirse abajo. Nada puede derrotarnos”, dice, trasladándo al parquet este lema vital.

Una jugadora como Tina Charles debería necesitar un apodo, pero nadie parece encontrarle el ideal. Mark Bodenrader puso en marcha hace unos meses un concurso en la web de la WNBA para encontrarle el mejor mote posible, pero la mitad de los aficionados explicitaron que no les gustaba ninguno. Buscan, sin suerte, palabras relacionadas con el cristal, el dinero o la pintura. Ninguna parece funcionar y es que, ni siquiera en eso, Tina Charles es una jugadora como las demás.

Tras disputar el All Star, Tina Charles tendrá este verano un nuevo reto en su carrera, al formar parte de la selección que debe restituir el orgullo de un país herido y devolver a Estados Unidos al primer escalafón del baloncesto mundial.

La sorprendente mejoría exhibida en las últimas fechas por Monica Wright (Minnesota Lynx) y la solvencia de jugadoras como Epiphanny Price (Chicago Sky) y Kelsey Griffin (Connecticut Sun) hacen de este draft un acontecimiento interesante para garantizar el crecimiento de la WNBA a medio plazo a la espera de que las bestias que ya inundan You Tube con sus vídeos de mates en el instituto aterricen en la WNBA.


ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO


Núria Martínez adelantó la semana pasada su vuelta a España tras llegar a un acuerdo con Minnesota Lynx... La base tenía previsto regresar el día 15, pero la franquicia vio con buenos ojos acelerar su desvinculación para poder contratar a Kristen Mann... Atrás queda una media de 8,5 minutos y 1,8 puntos por encuentro... Otra jugadora, en cambio, puede alcanzar esta semana el récord de puntos en la WNBA... Se trata de Tina Thompson, que está a un paso de superar los 6.263 tantos de Lisa Leslie... Todo eso mientras la casa de zumos Jamba ha llegado a un acuerdo para patrocinar la competición durante las próximas temporadas...

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 10 de agosto del 2010.