dimarts, 17 d’agost de 2010

Las Storm preparan la tormenta


Este domingo finaliza la temporada regular de la WBA y, apenas tres días más tarde, arrancan los playoffs. Seattle Storm parte en la pole position de los pronósticos.

Los playoffs les encantan a los estadounidenses, que dirigen su mirada hacia una u otra competición según la fase en la que se encuentren. En una cultura desmemoriada y más dirigible que la europea, las eliminatorias son como un aviso para recordar la importancia del momento. Así que, aunque apenas sea por unos días, el gran público del país dirigirá su mirada hacia las canchas de la WNBA.

La WNBA ha cambiado este año el formato de los playoffs. Las semifinales de conferencia, que se jugarán del 25 al 30 de agosto con el formato 1-1-1, reunirán a los ocho mejores equipos de la temporada. En el Este, con Atlanta Dream perdiendo fuerza a la carrera, la batalla parece centrarse en Indiana Fever y unas New York Liberty muy mejoradas que han llegado a enlazar hasta seis victorias consecutivas. En el Oeste, la incógnita es conocer si alguien podrá poner freno a Seattle Storm. Dicen las estadísticas que Phoenix Mercury siempre fracasa al año siguiente de ganar el anillo y San Antonio, Minnesota y Los Angeles bastante tienen con cerrar su clasificación como para pensar e metas mayores.

Las finales de conferencia también se jugarán con el formato 1-1-1, otra concesión a los mejores equipos ya que en las últimas ediciones se disputaron con un agresivo 1-2 que no permitía errores iniciales. Las fechas previstas son del 2 al 8 de septiembre.

Ya con la vista puesta en el Mundial de la República Checa, las finales arrancarán el 12 de septiembre al mejor de cinco partidos (2-2-1).

Brian Agler es el único técnico que llega a las eliminatorias por el título en la posición que los otros 11 entrenadores desearían. Con Seattle Storm clasificado desde hace semanas, su pizarra lleva días dibujando tácticas para los partidos decisivos. Agler ha ampliado la rotación de jugadoras, dando más descanso a las titulares. ¿No le preocupa que puedan perder el ritmo o la concentración? “No, eso no debería ocurrir”, responde, consciente de que la motivación de ganar el anillo es lo bastante sólida como para evitar distracciones.

El otro día, ninguna de sus jugadoras titulares disputó más de 25 minutos en Atanta. No hizo falta y la franquicia se impuso con solvencia. No es una concesión. Agler pretende que gente como Svetlana Abrosimova, Le’Coe Willingham o incluso Jana Veselá tengan su protagonismo en momentos puntuales de los playoffs. Es algo que el resto de equipos, cuyo rendimiento va más estrechamente ligado a sus principales estrellas, no pueden ofrecer. Los 34 partidos, piensa el técnico de las Storm, pesarán en las piernas de sus rivales.

Seattle partirá, además, con otra gran ventaja ya que tiene el factor pista garantizado en las tres rondas de playoffs. Todo un lujo.


ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

La escena ocurrió e un partido entre Indiana y Nueva York y no le hace mucho bien al basket femenino… La pelota quedó enganchada en el aro y las jugadoras saltaron una y otra vez para descolgarla… Ninguna llegó tan arriba y al final fue el chico de la mopa quien la bajó de allí… Mejor noticia es que, mientras Michelle veraneaba por España, Barack Obama acudió a ver un partido de las Mystics… Lo hizo acompañado por su hija Sasha… Roger Griffith ha conseguido finalmente ampliar el contrato de Lindsay Whalen por varios años… La política interna de Minnesota Lynx, en cambio, no permite saber las condiciones del acuerdo… Sin Candace Parker ni Betty Lennox en juego, la propuesta de Los Angeles Sparks depende exclusivamente de dos veteranas; DeLisha Milton-Jones y Tina Thompson… La segunda lleva días saliendo en los grandes medios de comunicación, una vez superado el récord de puntos de la WNBA…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 17 de agosto del 2010.