dijous, 18 de març de 2010

El jugador número 12


Acude este mediodía una representación del Villarreal CF a Plaça de l’Hereu de Burriana, donde se disparará una ‘mascletà’, y eso significa que la vida sigue igual. El equipo anda luchando por clasificarse para Europa y el club, por conseguir arraigarse en la provincia. Nada parece diferente a otras temporadas. Incluso anda la entidad tratando de adelantarse a otros rivales en el tradicional marcado de fichajes, donde comprar antes significa comprar más barato.

La mayoría de equipos suele definir el proyecto del año siguiente en función de su clasificación final. El mismo error es aplicable para gaiatas y fallas. El Villarreal CF, en cambio, sólo lo matiza y tiene claro meses antes qué tipo de plantilla quiere confeccionar. Albert Riera y Pablo Vergara, el joven centrocampista de Banfield, han sido dos de los nombres que primero han saltado a la luz pública. Hay más.

Mientras eso sucede, el equipo de Juan Carlos Garrido va ganando en consistencia, sobre todo defensiva. Tras ganar al colista, ahora le llegan empresas más importantes, como la de ganar fuera de casa. De momento, dos viajes seguidos servirán para calibrar la fiabilidad de un equipo que esta temporada ha trastocado no pocas quinielas. Cuando debía ganar, perdió y cuando todos creían que perdería, ganó. No ha tenido regularidad en lo bueno, pero tampoco en lo malo.

“¿Logrará el Villarreal los puntos necesarios para estar en Europa el año que viene?”, pregunta a los internautas la página web oficial del club. El jugador número 12 del Villarreal CF, que no es la afición sino Nilmar, tiene clara la respuesta o, al menos, el camino para obtenerla. Él resume así el cambio experimentado en las últimas jornadas: “Se nota que Garrido está trabajando muy bien porque hemos cambiado la manera de jugar y a mí me beneficia; el balón me viene al pie y estamos todos más cerca”.

No hay que ser ningún experto para intuir que si el equipo logra juntar las líneas, tendrá opciones de alcanzar la tan ansiada sexta plaza. Si no, sufrirá para seguir el ritmo de los de arriba, que hasta la fecha se han mostrado mucho más compactos en su estilo futbolístico.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 18 de marzo del 2010.