dijous, 22 de gener de 2009

El tópico y el periodista


Existe un libro, de edición casi artesanal, que lleva por título “El fútbol es así. Los mejores 599 tópicos del mundo del fútbol”. Sergio Baltasar es el autor de este disparatado recopilatorio que se autodefine como “la guía imprescindible que todo entrenador, jugador, periodista y aficionado debería leer”. Ni que decir tiene que las perlas de Michel como comentarista de televisión tienen un espacio destacado.

Los futbolistas usan tópicos, pero tras casi diez años persiguiendo a deportistas con una grabadora he acabado por intuir que, contrariamente a lo que todo el mundo opina, buena parte de la culpa la tienen (la tenemos) los periodistas. Haga usted mismo la prueba en casa y pregúntale a su pareja cualquier sandez. Tendrá por respuesta un tópico. Inquiera algo interesante y verá como, si no se equivocó al escoger con quien compartir su vida, el interlocutor no le defrauda.

Si los periodistas siempre preguntan (preguntamos) lo mismo, los futbolistas siempre contestan lo mismo. Es de cajón. Por eso me leí con especial atención la entrevista que J. R. Seguí le hizo a Manuel Pellegrini el domingo en este mismo periódico. Hace semanas que me detengo en su atípica “Galería” para interesarme por personajes que se salen del guión para hablar de otras disciplinas de la vida que se alejan de su profesión. Descubrí, por ejemplo, que el técnico chileno del Villarreal CF tiene opiniones interesantes sobre literatura, música o pintura.

El problema es que nadie se había detenido antes a preguntárselo. Es paradójico que en una sociedad que dedica, al menos, la mitad de sus informativos al fútbol apenas sepamos nada sobre sus protagonistas. Nada interesante, me refiero. Hay que contar tantas estupideces sobre ellos que no queda tiempo para reparar en lo interesante.

“Quien elige una profesión por dinero fracasa seguro”. Ése era el titular de dos páginas sin desperdicio, de ésas que le devuelven al lector la fe en la prensa de pago. “El deportista se ha convertido a través de los medios de comunicación en un ídolo de la juventud”, decía el técnico chileno. El problema es que, si los periodistas no hacemos bien nuestro trabajo, esos referentes son banales, sin contenido ninguno. Y así nos va.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 22 de enero del 2009.

1 comentari:

jose ricardo segui ha dit...

gracias por el artículo y tus comentarios.

j.r. seguí