divendres, 30 de gener de 2009

El remo en la mano


Presumió Fernando Roig el lunes de ser el segundo presidente de la Liga BBVA que más tiempo lleva en el cargo. Según afirma, sólo Lendoiro lleva más años que él en el Deportivo. La afirmación, realizada durante la presentación en el Club Diario Levante del ‘Crónica del Deporte Valenciano 2008’ tiene más importancia de lo que parece. El Villarreal CF lleva tiempo navegando con el mismo rumbo y pierde poco tiempo decidiendo en qué dirección moverse.

“Hay que trabajar mucho y trabajar bien, que sólo con trabajar no hay bastante”. Ésa, tal y como le reconoció el presidente al periodista Moisés Domínguez durante la presentación del anuario, es la clave. La mayoría de clubes, incluso los importantes, pierden media carrera con el coche parado, decidiendo qué datos introducir en el GPS. Mientras eso ocurre, el Villarreal CF avanza. Más allá de los resultados (el Valencia CF, por ejemplo, anda empatado a puntos), la diferencia es abismal y el tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio.

“A la larga la suerte no influye. Si trabajas bien, estás arriba”. Eso piensa, con razón, el máximo mandatario del Villarreal CF y, en general, coincidimos todo el mundo. La mala suerte te hace perder un partido, pero poco más.

Discrepo más con la opinión que sigue manteniendo Fernando Roig sobre el papel que los medios de comunicación debemos ejercer en todo esto. El lunes volvió a mostrarse escéptico con los críticos (si es que los hubiera), alegando que si el equipo va bien todo el mundo saldrá beneficiado. No es lo mismo, argumenta, ser un periodista que sigue la actualidad de un equipo de Segunda División que de uno que compite en la Liga de Campeones. Para ello, concluye, todos debemos remar en la misma dirección.

Tal conclusión es, para mí, errónea. Contrariamente a lo que muchos piensan en la prensa castellonense, el papel de los medios de comunicación no es el de esconder los errores y exagerar las gestas del club. Una de las funciones de los medios de comunicación es la de explicar las cosas lo más fidedignamente posible, fiscalizar aquello que ocurre, no sólo en política sino también en el deporte, mostrando una actitud crítica lo más contrastada posible.

Por resumirlo pronto; el ‘Marca’ y sus famosas cuatro portadas fueron perjudiciales para Ramón Calderón, pero no para el Real Madrid. El club, sus aficionados y sus socios salieron ganando con las noticias publicadas. Aquí, eso nunca sucederá. Una, porque el presidente, y el tiempo que lleva lo acredita, lleva una gestión alejada de disparates por el estilo y, dos, porque nos pillaría a los periodistas con el remo en la mano.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 29 de enero del 2009.