dijous, 7 d’octubre de 2010

Selección


España, que como día aquel es un concepto ambiguo, ha seleccionado a cinco futbolistas del Villarreal CF para sus dos próximos bolos. No hay mejor reconocimiento al fútbol que propone Juan Carlos Garrido que ése. Lo que importa no es que Vicente del Bosque elogie el juego del submarino sino que confíe en sus jugadores cuando necesita ganar partidos y, a día de hoy, Marchena, Capdevila, Cazorla, Bruno y Borja Valero son útiles para eso.

Le preguntaron el lunes en Madrid a Fernando Roig, a quien sentaron en el Ritz entre Ángel Torres y Manuel Llorente, por el secreto de este equipo, que ya acumula cinco victorias consecutivas en la Liga BBVA. El proyecto es fiel a la filosofía de la entidad, pero ha añadido algunas mejoras. Al fútbol de toque y el gusto por la combinación, ha sumado efectividad y practicidad, dos adjetivos que nunca sobran a la hora de buscar puntos.

Al principio tales virtudes fueron criticadas, pues hubo quien las confundió con cierto conservadurismo. Lo de dar un paso atrás para poder dar dos hacia delante fue considerado algo así como de cobardes. Ahora, en cambio, se habla de pegada. Diferentes palabras para explicar las mismas cosas.

A diferencia de otros técnicos, que han criticado el parón por si les corta la racha, como si los buenos resultados tuvieran más que ver con la superstición que con el quehacer diario, el entrenador del Villarreal CF anda contento porque podrá trabajar con tranquilidad durante unos días. Serán, aunque con múltiples bajas, entrenamientos de calidad, que permitirán asentar algunos conceptos básicos.

Atrás el equipo es estable y de medio campo hacia delante sabe leer diferentes tiempos, según interese en cada momento. A veces es muy vertical y otras, duerme el partido. Funciona el método, tanto que nueve técnicos del Wolfsburgo alemán, encabezados por Jens Todt, han visitado esta semana la Ciutat Esportiva del Villarreal CF para estudiar el estilo de trabajo del club, tanto en su cantera como en el primer equipo. Incluso, quién sabe, a lo mejor la prensa estatal le entra la curiosidad y también se anima a ver el por qué de tanto éxito.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 7 de octubre del 2010.