divendres, 18 de desembre de 2009

La crisis juega a favor


El Villarreal CF recibió el pasado 9 de julio un ingreso de 40.000 euros. Fue el primero de los tres pagos con los que el Córdoba finiquitó la deuda adquirida por Verza. El compromiso quedó cerrado con dos pagarés de 50.000 euros cuyo vencimiento fue el 25 de septiembre y el 25 de noviembre. No vienen mal estos apuntes en el haber de un club que está aprendiendo a sacar beneficio doble de su cantera.

Por un lado, el Villarreal CF rentabiliza la inversión en el campo con futbolistas como David Fuster, que fue decisivo el domingo en el Vicente Calderón, o Jonathan Pereira, que trabaja para tener su oportunidad esta noche en El Madrigal ante el Salzburgo. En ese sentido Ernesto Valverde ha sabido aprovecharse del atrevimiento de Manuel Pellegrini y continuar con una apuesta tan valiente como efectiva.

Por el otro, el club empieza a sacar contraprestaciones económicas de aquellos futbolistas que se quedan por el camino. Esta segunda vía es básica para optimizar el coste que la entidad ha invertido últimamente en la cantera, ya sea en la construcción de una modélica Ciutat Esportiva o en la adquisición de jóvenes futbolistas. Es, sin duda, una manera más lenta de generar ingresos que la otra que hemos conocido a través de Levante de Castelló en las últimas semanas; la de las facturas.

La crisis juega a favor del Villarreal CF, que con la misma inversión podrá tener mejores plantillas que la mayoría de sus rivales. Sembrar requiere sacrificio y es una costumbre poco aconsejada para equipos con prisas o urgencias, pero a medio y largo plazo es la única vía posible para tratar de mantener el fútbol de elite en Vila-real. Lo demás, como saben en no pocas ciudades españolas, es pan para hoy y hambre para mañana.

Mantener al filial en la Liga Adelante es un objetivo al cual el club no quiere renunciar, aunque yo advertiría que tampoco conviene obsesionarse. Preferiría vincular más el tema a la calidad de las camadas venideras que a los fichajes con poco margen de llegar al conjunto profesional. Lo importante, como bien sabe el FC Barcelona, es formar a futbolistas útiles para integrarse en la dinámica del primer equipo, más incluso que acumular medallas en las categorías de formación.

Artículo publicado en Levante de Castelló el 17 de diciembre del 2009.