dilluns, 12 de juliol de 2010

El camino a la perfección de Auriemma



El pasado fin de semana se disputó el All Star de la WNBA. Esta vez los focos se olvidaron de las jugadoras y todas las miradas estuvieron puestas sobre Geno Auriemma, un atípico técnico obsesionado con alcanzar la perfección.

Siete títulos de la NCAA, 14 campeonatos de la Big East y un récord de 78 partidos sin perder. No hay duda, Geno Auriemma es un ganador y por eso Estados Unidos le ha confiado el mando de la selección de cara a los próximos tres años. Su debut se produjo en la madrugada del sábado al domingo en un atípico All Star del cual les informaremos la próxima semana.

En Estados Unidos, donde el baloncesto universitario se sigue con la misma pasión que el profesional, la fama del técnico es evidente. Así, a nadie sorprendió que ESPN se lo llevará de invitado al Sports Center junto a Diana Taurassi para promocionar “The Stars at the Sun” a golpe de látigo: “Vamos a asesinar a nuestros rivales en el Mundial. Si tú coges a las mejores 24 jugadoras de la WNBA y yo consigo entrenar a las 11 que yo quiero, está claro lo que va a pasar”.

Según el entrenador de la Universidad de Connecticut, “la clave es la atmósfera de trabajo. Seguro que hay jugadoras de primera línea que no entienden por qué no están en la lista, pero ése es mi trabajo”, argumenta sin reparos. Tras ver como Estados Unidos se quedaba fuera de la final del Mundial de Brasil hace cuatro años, Geno Auriemma quiere recuperar el orgullo de una selección herida. Ha nacido la versión femenina del “Road to Redemption”.

No hay distracción posible. Las conversaciones con agentes están prohibidas en una concentración en la que Geno Auriemma quiere recuperar las líneas maestras de una manera de trabajar que le ha llevado a ganar dos títulos consecutivos con las Huskies sin perder ni un partido, algo que sólo ha sucedido seis veces en la NCAA.

Italiano de nacimiento, Geno Auriemma emigró con su familia a Pennsylvania cuando apenas tenía siete años. En 1994, cuando ya empezaba a tener una carrera exitosa en el baloncesto universitario, se nacionalizó, según le criticaron en varios medios de comunicación, para evitar ser requerido por el servicio militar italiano. Casualidades de la vida, Auriemma se ha convertido ahora en lo más parecido a un sargento.

“¿Quiere azotar a las jugadoras como si fueran reclutas?”, le preguntaron el otro día a Auriemma. “Sí, supongo que estoy bien en ese papel”, respondió un técnico cuyas bases de trabajo aparecen en un libro que Jackie MacMullan escribió hace cuatro años: “Camino a la perfección”. En eso anda.

ESTO NO PASA EN EL BALONCESTO MASCULINO

Cambios en el campeón de la WNBA… Ann Meyers Drysdale, que apenas llevaba cuatro años en la franquicia, es la nueva general manager de Phoenix Mercury… Después de su tercera experiencia como entrenadora invitada en la WNBA, Carme Lluveras está de vuelta a Valencia... La catalana ha visto como los equipos confían más que nunca en sus jugadoras veteranas, todo un golpe al ideario de marketing que la WNBA lanzó hace un par de años… Un ejemplo: las Sparks de Candace Parker son ahora el equipo de Tina Thompson… Las lesiones han abierto el debate de si una jugadora puede enlazar 12 meses seguidos compitiendo en la Euroliga, la WNBA y con su selección…

Artículo publicado en Gigantes del Basket el 13 de julio del 2010.